12 Julio

¿Sudan los perros?

sudan-los-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! le hemos consultado a nuestro experto sobre una de las inquietudes más frecuentes que encontramos en los dueños de caninos:

¿Sudan los perros?

Y esto fue lo que nos contestó:

Los animales con poco pelo en el cuerpo como los humanos, los caballos y algunas especies de monos, se refrescan cuando el sudor se evapora de su piel.

Muchas personas tienen la creencia que los perros no sudan porque es evidente que no los vemos con el pelo mojado, como nos sucede a nosotros después de realizar un ejercicio intenso o después de estar expuestos a altas temperaturas.

Lo que ocurre es que los caninos no tienen glándulas sudoríparas por todo el cuerpo como las personas.

Ellos tienen un sistema de refrigeración distinto al nuestro. Si sudan, pero lo hacen en menor medida y a través de zonas específicas como:

Las almohadillas de las patas

Las únicas glándulas sudoríparas que tienen los perros están situadas en esta zona de sus patas.

Estos cojines contienen una capa de grasa que no sólo les permite amortiguar sus pisadas y proteger a nuestra mascota de las altas temperaturas de las superficies que pisa, sino que además le permiten transpirar.

Es por esto que a veces, podemos notar huellas que dejan detrás, nuestros caninos, al caminar, esto es sudor.

La boca

Dado que las glándulas sudoríparas de las almohadillas son muy pocas, resultan  insuficientes para garantizar una correcta transpiración del perro, que le permita eliminar el exceso de calor.

Por lo tanto el cuerpo del perro recurre al trabajo en equipo y usa la boca, para eliminar el exceso de calor a través de la lengua, los jadeos y la respiración acelerada y así reducir la temperatura.

¡Cuidado con los bozales que no permiten jadear!

 Si tienes que llevar a tu perro con bozal, no olvides que lo mejor es escoger uno de los llamados “bozales de cesta”, que dejan suficiente espacio al perro como para abrir la boca y sacar la lengua, al tiempo que cumplen su función de seguridad.

Las orejas y la cara

También colaboran en la refrigeración del can sobre todo en lo que concierne al cerebro.

El sistema natural del perro para eliminar el calor dilata las venas de las zonas de las orejas y la cara, para así, ayudar al perro a rebajar la temperatura de su sangre.

La temperatura corporal normal de un perro oscila entre 38 y 39 grados centígrados.

Es importante saber que los perros de gran tamaño tienen un sistema de autorregulación menos eficiente que los de raza pequeña y les cuesta más refrigerarse.

En ocasiones, no son capaces de expulsar todo el calor que genera su cuerpo y están más expuestos a sufrir golpes de calor. También puede ocurrirle esto a los perros viejos, enfermos y  cachorros quedando expuestos a sufrir un golpe de calor.

¡Cuidado con los golpes de calor! Pueden acabar con la vida de nuestra mascota!

Hay que tener cuidado y no exponer a tu perro demasiado tiempo al sol, ni dejarlo encerrado en lugares sin ventilación como un carro.

Debemos conocer y estar atentos a las señales de advertencia que muestran que nuestro perro esta sobrecalentado, cuando esto está ocurriendo, el perro puede colapsar, convulsionar o presentar vómito o diarrea.

También puede presentar:

  • Sed excesiva
  • Ojos vidriosos
  • Babeo constante
  • Almohadillas rojas brillantes u oscuras

Si esto le ocurre a tu perro debes mojarlo con agua fría e inmediatamente  llevarlo al veterinario, porque la vida de tu peludo puede estar en peligro.

Prevención para el sobrecalentamiento

Es relativamente fácil mantener a nuestra mascota libre del sobrecalentamiento:

  • Una de las cosas más fáciles de hacer y que es  lógica, es dejar al perro siempre en lugares aireados.
  • El agua fresca debe estar siempre disponible y más aún después de un paseo.
  •  Evitar que sus almohadillas se sobrecalienten, procurando hacer sus caminatas a las horas más frescas del día.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!