30 Julio

El Sida Felino

Sida Felino
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! hemos consultado sobre una de las enfermedades más comunes entre nuestros mínimos, que sin una buena atención, puede llevarlos hasta la muerte.

EL SIDA FELINO

Conocida con las siglas VIF-  Virus de Inmunodeficiencia Felina.

Es una de las enfermedades que más afecta la población gatuna. Aproximadamente el 11% de los gatos del mundo están infectados con VIF.

No tiene vacuna, pero se puede tratar de forma efectiva si es detectada a tiempo.

Aunque se trata de la misma enfermedad que afecta a los humanos, es producida por un virus distinto, por lo que lo que el sida en gatos no se contagia a humanos.

Como sucede con las personas portadoras del  VIH, un gato infectado con el VIF puede durar años, sin presentar síntomas, sin embargo, cuando la destrucción de linfocitos T (glóbulos blancos) empieza a deteriorar el sistema inmunitario del gato, pequeñas bacterias y virus empezaran a afectar la salud del felino y es ahí, cuando se presentan los síntomas de la enfermedad.

Detectado a tiempo, el sida felino es una enfermedad que se puede controlar. Un gato infectado, que siga el tratamiento adecuado, puede tener una vida larga y digna.

FORMA DE CONTAGIO

El sida felino se desarrolla por contacto directo con animales positivos; por mordeduras y en menor incidencia por arañazos, también puede contagiarse por transmisión sexual, ya que este virus está en la saliva, y al copular, el gato macho muerde a la hembra en el cuello, para inducirle la ovulación, por lo tanto en este momento le estaría transmitiendo el virus.

Los machos no castrados son los más propensos a contraer la enfermedad, por las peleas a las que se ven expuestos en su búsqueda por marcar territorio.

Síntomas

  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Pelaje sin brillo
  • Gingivitis (inflamación de las encías)
  • Diarrea
  • Inflamación del tejido conjuntivo (tejido linfático, óseo, mucoso, etc.)
  • Pérdida de peso progresiva
  • Abortos y problemas de fertilidad
  • Infecciones respiratorias
  • Infecciones en la piel

Prevención y tratamiento

  • Para prevenir que tu gato se infecte con el virus del sida recuerda controlar sus salidas y evitar las peleas con gatos callejeros, así como hacerle un chequeo al menos una vez al año y más si ves que vuelve a casa con algún arañazo o mordida.
  • La castración es muy recomendada para que nuestro minino no sienta el estrés producido por el celo, además los gatos sin castrar son más propensos a irse de la casa y tener peleas con otros gatos.
  • Si esto no fue suficiente y tu gato está infectado tienes que trabajar en el fortalecimiento de las defensas y el sistema inmune.

 Ningún tratamiento actúa directamente sobre el VIF.

Lo que podemos hacer para ayudar a nuestra mascota ya infectada, es darle una vida digna, mantener a raya todas las enfermedades oportunistas que puedan atacarle mientras su sistema inmune está débil.

Si nuestro gato ha sido diagnosticado de inmunodeficiencia felina podemos tomar varias medidas para intentar que nuestra mascota disfrute de una buena calidad de vida:

  • Ofrecerle comida de buena calidad, nutritiva y apetitosa.
  • Someterlo a desparasitaciones regulares, tanto internas como externas.
  • Mantenerlo en el interior de la casa para evitar que se contagie de otras infecciones.
  • Seguir con el programa de vacunación estipulada.

“La mejor cura para esta enfermedad es la prevención.”

 ¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!