21 Febrero

Acrofagia | Los perros comen su propio popo o el de otros

Los perros pueden comer su popo o el de otros perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! encontramos que es muy común que los perros se coman su propio popo o el de otros perros, por lo tanto le hemos pedido a nuestros expertos que nos ayuden  a entender por qué se da este comportamiento.

LA COPROFAGIA

Por extraño que pueda parecer este comportamiento, sin embargo, en realidad es bastante normal. La “coprofagia” es el acto de comer heces y es un comportamiento común para muchos animales, especialmente los perros.

Este proceder puede parecer únicamente un problema de conducta,  pero también pueden existir otros problemas:

Problemas médicos:

La diabetes, la enfermedad de Cushing, la enfermedad de la tiroides, el tratamiento con ciertos medicamentos como los esteroides y los parásitos puede provocar un  inusual aumento en el apetito de tu perro y por lo tanto el deseo de consumir heces.

La mala alimentación:

Se cree que los perros que tienen dietas inadecuadas, poco digeribles y deficientes de vitaminas y minerales, comen las heces de otro animal para compensar las deficiencias de su alimentación.

  • Algunos perros que se han colocado en una dieta altamente restrictiva o poco equilibrada también pueden comenzar a comer sus heces.

Te puede interesar=> Dieta BARF

Problemas de conducta:

Los cachorros cuando están sin supervisión  pueden simplemente comenzar a investigar, jugar y hasta comer heces como una actividad lúdica o de investigación. Dado que la coprofagia puede atraer una gran atención del propietario, el comportamiento puede reforzarse aún más.

Si el dueño de una mascota usa la técnica de entrenamiento incorrecta de “meter la nariz del perro” en sus heces cuando ha ensuciado la casa, puede ser más alentador a la coprofagia.

Una perra que acaba de dar a luz a una nueva camada de cachorros lamerá a sus hijos para limpiarlos y cuidarlos mientras se adaptan a su entorno. Mientras lame, la madre inevitablemente ingerirá las heces de sus cachorros. Este comportamiento es normal y debe corregirse una vez que los cachorros comienzan a cuidarse a sí mismos.

¿CÓMO PODEMOS EVITAR ESTE COMPORTAMIENTO?

Alimenta a tu perro con una dieta balanceada, que contenga proteína animal, preferiblemente sin procesar y complementa con probióticos y enzimas digestivas para ayudar a frenar la necesidad de tu mascota de encontrar grandes fuentes de enzimas libres en el patio o en la caja de arena de tu gato.

Recoge las heces de tu perro inmediatamente, tan pronto como lo elimine y cuando salgas de paseo llévalo siempre con el collar para no darle la oportunidad de que se coma el popo de otro perro.

Si tienes gatos coloca la caja de arena en un lugar de tu casa donde tu perro no pueda llegar a ella.

Asegúrate de que tu mascota tenga juguetes que estimulen su cerebro y alivien el aburrimiento. Asegúrate también de que está bien ejercitado. Los perros aburridos y sedentarios tienden a desarrollar conductas y hábitos mucho más extraños que los perros que hacen mucho ejercicio y estimulación mental.

Si a pesar de tus mejores esfuerzos, el comportamiento de comer popo de tu perro no está mejorando o está empeorando, es recomendable hacer una cita con el veterinario para encontrar la causa de esta conducta y así evitar algunas de las enfermedades y parásitos trasmitidos a través de la coprofagia:

  • Gusanos
  • Parvovirus
  • Gusanos del corazón
  • Hepatitis canina infecciosa
  • Campilobacteriosis

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!