19 Marzo

La gingivitis y la estomatitis

gato-enfermedad-dientes
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social de mascotas en Colombia! hemos consultado con nuestros expertos sobre las enfermedades dentales más comunes que atacan a los gatos y esto es lo que nos han informado:

LA GINGIVITIS Y LA ESTOMATITIS

Son afecciones inflamatorias que pueden afectar la salud oral de tu gato.

Los dueños de mininos a menudo confunden o asumen que estas condiciones son la misma enfermedad, ya que pueden presentarse de manera similar.

Aunque tanto la gingivitis como la estomatitis pueden estar presentes en los gatos, su naturaleza es bastante diferente. Es importante que los dueños de gatos lo sepan.

GINGIVITIS EN GATOS

La gingivitis es la primera señal de advertencia de enfermedad periodontal felina inminente.

En términos médicos, la gingivitis simplemente significa «inflamación de las encías.»

La boca de tu mascota está llena de bacterias que se alimentan de fragmentos de comida y otro material que tu gato recoge o lame.

A medida que las bacterias crecen, forman una biopelícula viscosa llamada placa, que le recubre las superficies de los dientes.

Si no se toman medidas preventivas, la bacteria ingresa al surco gingival, el pequeño bolsillo entre el diente y la encía, causando irritación e infección.

En unos pocos días, los minerales en la saliva hacen que la placa se endurezca y se convierta en cálculo dental (sarro).

La placa y el sarro se extienden gradualmente debajo de la línea de las encías, lo que produce irritación e inflamación.

Las encías se vuelven rojas e hinchadas alrededor de los márgenes de los dientes.

El gatico puede tener dificultades para comer debido a las molestias en la boca. Sus encías pueden sangrar y casi siempre desarrollarán » mal aliento». »

Si la gingivitis no se trata rápidamente, la afección progresará a enfermedad periodontal felina en toda regla.

La enfermedad periodontal felina puede causar molestias extremas a su gato, y la pérdida de dientes ocurrirá casi inevitablemente.

Además, el sangrado de las encías puede dar a las bacterias un fácil acceso al torrente sanguíneo, donde pueden transportarse por todo el cuerpo del gato.

Aunque la gingivitis es prevenible y curable, la periodontitis no lo es.

De hecho, cepillarle los dientes a tu minino diariamente con una pasta de dientes específica para mascotas y asistir a controles dentales veterinarios regulares evitará efectivamente la gingivitis.

LA ESTOMATITIS

Difiere de la enfermedad periodontal felina en que es principalmente una enfermedad paradental.

Esto significa que no solo afecta los tejidos de soporte que unen el diente a la cavidad en la mandíbula del gato (hueso alveolar, cemento, ligamento periodontal y encía).

La estomatitis generalmente afecta las estructuras blandas y carnosas dentro de la boca, como la faringe, la mucosa oral, el interior de las mejillas y la lengua, así como las encías, y generalmente se caracteriza por la formación de úlceras dolorosas y persistentes

Hay algunos tipos diferentes de situaciones de estomatitis que un dentista veterinario puede diferenciar y tratar adecuadamente.

Como en los casos de gingivitis, las bacterias dentro de la boca de su gato pueden desencadenar estomatitis, aunque por diferentes razones.

Algunos gatos tienen una respuesta inmune hipersensible a las bacterias que forman una capa de placa en las superficies de los dientes.

En estos animales, el cuerpo produce cantidades excesivas de anticuerpos para combatir las bacterias invasoras, y son estos anticuerpos los que inician la estomatitis.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DE ESTOMATITIS DEL GATO?

Algunos síntomas de estomatitis son muy similares a los que presenta la gingivitis, por lo que los propietarios de mininos a menudo diagnostican erróneamente las dos afecciones.

Por lo general, la única forma de lograr un diagnóstico definitivo y correcto es mediante un examen veterinario.

Si tu gato muestra alguno de los siguientes síntomas, busca asesoramiento veterinario de inmediato:

  • mal aliento
  • sangrado de las encías
  • babeo excesivo, que a veces contiene sangre
  • encías enrojecidas e hinchadas
  • renuencia o dificultad para comer
  • poco apetito
  • pérdida de peso
  • manoseando en la boca
  • lesiones o úlceras obvias en las encías («úlceras de beso»)
  • renuencia a arreglarse
  • depresión
  • renuencia a permitir la manipulación oral

También puede notar pequeñas áreas de inflamación, a veces exudando pus, en los pliegues alrededor de la boca del minino.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ESTOMATITIS DEL GATO?

Un veterinario primero realizará un examen oral de su gato para determinar si los síntomas presentados son el resultado de gingivitis o estomatitis.

En casos severos, donde el gato tiene dolor extremo, este examen se realizará bajo anestesia.

Otros procedimientos de diagnóstico pueden incluir biopsias de las lesiones para eliminar el cáncer o las enfermedades autoinmunes como causa.

Además, se realizarán pruebas estándar de sangre y virus, análisis de orina y un panel de electrolitos para garantizar que su gato no sufra ninguna afección subyacente, como enfermedad renal o infecciones bacterianas.

En muchos casos, se requerirá la extracción del diente y se necesitarán radiografías para poder determinar el grado de afectación ósea.

¿CÓMO SE TRATA LA ESTOMATITIS DEL GATO?

Existen muchos tratamientos que pueden usarse para aliviar los síntomas causados por la estomatitis.

Se pueden usar terapias antibióticas, antiinflamatorias y analgésicas para proporcionar un alivio inmediato, especialmente cuando la afección es generalizada.

Sin embargo, en casos crónicos, este régimen de tratamiento a menudo solo brinda un alivio temporal.

El uso prolongado de antibióticos, como una dosis baja de doxiciclina administrada diariamente, puede ayudar a controlar la afección.

Los medicamentos inmunosupresores pueden ser muy efectivos en algunos gatos, ya que ayudan a controlar los brotes de estomatitis al atenuar la respuesta inmune del animal.

Sin embargo, no todos los gatos pueden tolerar estos medicamentos. Los esteroides también pueden ser efectivos, pero el uso a largo plazo puede ser problemático ya que puede causar daño hepático y otros problemas.

Controlar el estrés es extremadamente importante. Al controlar el estrés, le permite a su mascota tener un sistema inmunitario más fuerte para combatir esta enfermedad.

Una vez que se controle la condición, será vital que los propietarios limpien sus dientes todos los días y que se realicen frecuentes limpiezas veterinarias profesionales.

Sin embargo, cuando otros tratamientos no han logrado brindar un alivio duradero, la única opción puede ser eliminar todos los dientes del gato, evitando así la formación de placa y, por lo tanto, eliminando el desencadenante de la enfermedad.

Aunque esto puede sonar drástico, generalmente es exitoso y le permitirá a su gato disfrutar de una vida feliz y sin dolor después.

DE INTERÉS:

Las enfermedades de los dientes y las encías son comunes en los gatos.

Los estudios informan que entre el 50 y el 90% de los gatos mayores de cuatro años padecen alguna forma de enfermedad dental, pero afortunadamente, las formas más comunes de estas enfermedades se pueden prevenir o tratar en gran medida con un cuidado y monitoreo dental preventivo adecuado.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y felicidad.