30 Abril

Qué es la tos de perrera

tos-perrera
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social para mascotas en Colombia! queremos compartirte los síntomas y tratamiento de una enfermedad de las vías respiratorias que por desconocimiento o falta de cuidado puede convertirse en una neumonía, aumentando el riesgo de mortalidad en nuestros canes.

¿QUÉ ES LA TOS DE LA PERRERA?

La tos de las perreras también conocida como enfermedad respiratoria infecciosa canina, es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que afecta la tráquea, la cavidad nasal, la laringe, las cuerdas vocales, los bronquios y, en algunas ocasiones, puede desencadenar en una neumonía.

Los perros comúnmente contraen la tos de la perrera en lugares donde se congregan grandes cantidades de caninos, (de ahí su nombre) como instalaciones de alojamiento y guardería, parques para perros, grupos de entrenamiento y criaderos, entre otros.

Los perros pueden contagiarse entre ellos a través de gotitas en el aire, contacto directo con un perro ya infectado, por ejemplo: tocarse la nariz o con superficies contaminadas, incluidos cuencos de agua o comida.

Es altamente tratable en la mayoría de los perros, pero puede ser muy grave en cachorros de menos de seis meses de edad y en perros inmunocomprometidos.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA TOS DE LAS PERRERAS?

Los síntomas empiezan de 3 a 5 días después de la infección y duran 3 semanas o más.

Si tu perro se ve afectado por la tos de la perrera, puedes notar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Tos profunda y seca, a menudo con silbido: este es el síntoma más obvio. Es frecuente que la tos aparezca después de un momento de excitación o de ejercicio.
  • A menudo se observa secreción nasal y ocular.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre baja.

Aunque la tos de la perrera es fácilmente tratable en perros sanos, es importante informar cualquier síntoma de tos a tu veterinario porque podría ser también el signo de una enfermedad más grave como el moquillo, bronquitis, el virus de la influenza canina, asma e incluso enfermedades cardiacas que tienen síntomas muy parecidos.

¿CÓMO SE TRATA LA TOS DE LAS PERRERAS?

Por lo general, los casos leves de tos de las perreras se tratan con una o dos semanas de descanso, pero un veterinario puede recetar antibióticos para prevenir una infección secundaria y medicamentos para la tos para aliviar los síntomas.

Los nebulizadores y vaporizadores que utilizan antibióticos inhalados o broncodilatadores son beneficiosos, pero generalmente no se prescriben. Siempre pregunta a tu veterinario para obtener recomendaciones de tratamiento.

Además, es útil que los propietarios usen un arnés en lugar de un collar para pasear a un perro con tos de perrera porque la irritación de la tráquea puede agravar la tos y posiblemente incluso causarle daño a la tráquea.

Si tienes un hogar con varias mascotas y uno muestra signos de tos, es probable que todos los perros en el hogar hayan estado expuestos.

¿SE PUEDE PREVENIR EL CONTAGIO  DE LA TOS DE LAS PERRERAS?

Los caninos que con frecuencia visitan guarderías para perros, que compiten en deportes o de otra manera están expuestos a grandes grupos de perros, pueden beneficiarse de la vacuna.

La vacuna está disponible en forma oral, intranasal e inyectable; dependiendo de la forma, generalmente se administra en dos dosis con un intervalo de dos a cuatro semanas, seguido de un refuerzo cada seis meses o un año.

Aunque la mayoría de los casos de tos de las perreras es causada por la bacteria bordetella que si responde a la vacuna. En otros casos es causada por virus y bacterias diferentes, que no responden a ella; en este último caso, aunque vacunes a tu can no puedes evitar que se contagie de la enfermedad.

Si notas que tu mascota está tosiendo o si planeas matricular a tu peludo en un colegio o a interactuar en cualquier grupo con cantidad de sus amigos es importante consultar con tu veterinario.

Recuerda:

Una higiene adecuada, una alimentación de calidad y los cuidados necesarios, harán que tu perro esté preparado para enfrentarse con más fuerza a ésta enfermedad o a cualquier otra.