21 Mayo

4 razones por las que tú gato puede estar de mal humor

gato-malgenio
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

¿Has notado últimamente que tu minino está de mal humor?

4 razones por las que tú gato puede estar de mal humor 

Hay muchas razones por las que algunos gatos están de mal humor; su temperamento puede verse influenciado por su educación o simplemente nacen de esa manera.

Sin embargo, incluso los gatos más dulces y cariñosos pueden volverse repentinamente de mal genio y comportarse de manera anormal porque:

1.Pueden tener dolor o problemas médicos 

Los cambios en el comportamiento de un minino a menudo se pueden explicar por un problema de salud.

El dolor puede hacer que se comporten de manera muy diferente y es fácil confundir un problema con un comportamiento, cuando en realidad es médico.

Ten cuidado con los cambios en los hábitos de comer, beber o usar la caja de arena. También esconderse y evitar ser tocado.

Si observas un cambio significativo en el comportamiento, de tu minino entonces una visita al veterinario es el mejor lugar para comenzar.

Hay muchos problemas de salud de los gatos que pueden tratarse fácilmente para aliviarle los síntomas y el dolor.

2. Están hartos de compartir su casa 

Vale la pena recordar que a los gatos no les gusta compartir ni hacer cola.

Compartir «recursos», como bandejas de arena y comederos, puede causar estrés y ansiedad a muchos gatos. Siempre es una buena idea proporcionar a cada gato su propia caja de arena, comida, bebederos y cama como mínimo.

La falta de espacio para esconderse o evitar a otros gatos, la competencia por el territorio y la falta de atención individual también pueden aumentar la fricción en el hogar.

3. No les gusta el cambio 

Mudarse a una nueva casa, la llegada de un nuevo bebé, nuevas mascotas y otros tipos de cambios pueden afectar seriamente el comportamiento de un gato.

Los gatos son criaturas de hábitos y tienden a ser territoriales, por lo que un cambio en la rutina puede hacer que reaccionen de varias maneras, incluida la abstinencia o la agresión.

Trata de mantener el entorno de tu gato lo más tranquilo posible y asegúrate de que haya lugares donde se sienta seguro.

A veces, confinarlos a una sola habitación con una caja de arena, ropa de cama y comodidades hogareñas puede ayudarlos a calmarse.

4. No les gusta ser sociales 

A algunos gatos simplemente no les gusta que los toquen ni los manipulen. Estos suelen ser gatos que recibieron una socialización limitada con los humanos cuando eran gatitos.

A estos mininos  les va mejor en un hogar tranquilo sin niños y necesitan comprensión y paciencia para ayudarles a desarrollar su confianza.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y felicidad.