05 Agosto

Lipomas también conocidos como «bultos y protuberancias»

lipomas-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social de mascotas en Colombia! sabemos que muchos dueños de mascotas se asustan cuando al acariciar a sus peludos sienten que tienen un bulto. Por lo tanto, queremos brindarles información para que no pasen por alto este hecho tan importante que por descuido puede ocasiónales la muerte.

Lipomas también conocidos como «bultos y protuberancias» 

Encontrar un bulto debajo de la piel de una mascota es un evento perturbador y definitivamente justifica una consulta veterinaria.

Felizmente, no es raro que el veredicto resulte ser: solo es un lipoma nada de qué preocuparse.

Un lipoma es básicamente un tumor graso.  Los perros con sobrepeso son propensos a ellos, pero a veces incluso los perros en forma pueden desarrollarlo.

Es posible que los perros esterilizados y castrados tengan un riesgo ligeramente mayor de sufrir tumores grasos.

Afortunadamente, casi todos los lipomas son benignos, lo que significa que normalmente no son cancerosos y no se diseminan a otros tejidos (hacen metástasis).

Sin embargo, los tumores grasos pueden causar problemas debido a su volumen o al lugar donde se desarrollen.

La mayoría de los lipomas se encuentran debajo de la piel o en el tejido muscular y no internamente.

¿Cómo sabemos que es un lipoma? 

El lipoma tiene una textura bastante característica: es gomoso y relativamente blando; sin embargo, puede que  no sea lo suficientemente preciso hacer el diagnóstico basándose simplemente en cómo se siente un bulto.

Un veterinario puede realizar una aspiración con una aguja extrayendo algunas células de la masa con una jeringa y buscar gotas de grasa en un portaobjetos de microscopio.

Si hay alguna duda, se puede realizar una biopsia del tejido para verificar su precisión.

Eliminación y tratamiento de lipomas en mascotas 

En la mayoría de los casos, los lipomas no requieren tratamiento.

Las excepciones incluyen si el crecimiento está en un lugar o crece tanto que hace que sea incómodo para un el animal descansar o moverse con facilidad; En esos casos, la extirpación quirúrgica suele ser el mejor tratamiento.

 ¿Qué es un lipoma maligno?  

 También conocido como liposarcoma es un tipo de cáncer poco común que se desarrolla principalmente en perros mayores.

Al igual que con otros cánceres en mascotas, cuanto más rápido se pueda analizar y diagnosticar los síntomas de ese tumor, más rápido podrás comenzar a tratar a tu mascota y es más probable se someta a un tratamiento de recuperación completa.

Una forma de diagnosticar y detectar si tu mascota tiene liposarcoma es palpar su piel. Estas protuberancias serán subcutáneas, ligeramente por debajo de la piel y con una textura bastante dura.

¿Cuál es el Tratamiento para un liposarcoma? 

 La cirugía: 

Debe hacerse una incisión amplia y profunda para  eliminar todo el tejido tumoral. Dependiendo de las características del tumor puede ser necesario apoyar el tratamiento quirúrgico con otro tipo de terapias, como la quimioterapia o la radioterapia.

La quimioterapia:

Es recomendable en sarcomas de alto grado para la prevención o el retraso de la aparición de metástasis

La radioterapia:

Se usa para prevenir o retrasar el crecimiento del tumor. También se usa en tumores de gran tamaño que no se pueden extirpar quirúrgicamente.

¡Los liposarcomas a menudo son completamente tratables y no serán fatales si se detectan a tiempo!

Si notas que tu mascota tiene bultos o protuberancias, lo mejor  es consultar a un veterinario para determinar la naturaleza de las protuberancias. ¡Es mejor prevenir que curar!

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y felicidad.