14 Agosto

El hueso de tu perro

El hueso de tu perro
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Los huesos comestibles para los perros  que utilizamos como juguetes para entretener o premiar a nuestra mascota están hechos de carnaza.

La carnaza es la parte interna de la piel del ganado, la cual es procesada para retirarla de la parte externa, es la que se utiliza para confeccionar prendas de vestir.

Estos huesos tienen una superficie rugosa y mordiéndolos hacen que nuestro perro se mantenga concentrado, entretenido y muy tranquilo por largos períodos de tiempo. En otras palabras, dejará en paz nuestros muebles, zapatos y demás artículos del hogar.

Masticar estos huesos hacen que sus mandíbulas sean mas fuertes, y ayudan a la limpieza de los dientes.

Entre las cosas no tan buenas podemos mencionar que el consumo  en grandes cantidades de carnaza puede bloquear el sistema digestivo de nuestro perro, ya que al contacto con la saliva, el hueso se expande y volviéndose gelatinoso,  ya en su estomago puede ocasionar grandes daños. Sumémosle a esto, el hecho de que es muy difícil de digerir,  resultando de esto un mal aliento.

Una carnaza de mala calidad puede provocarle hasta la muerte a nuestro perro. Por este motivo no se debe escatimar en la selección del hueso  y como dice el refrán: “lo barato sale caro”.

Muchas carnazas  no son tan naturales como aparentan, las de color muy blanco y con aroma pueden ser las mas tóxicas, debido a que han sido tratadas con procesos químicos. Las hechas en China no son muy recomendables, debemos preferir las carnazas hechas en Estados Unidos porque han demostrado ser elaboradas con una mejor calidad.

Otra desventaja  muy importante para destacar, es que la carnaza sin curtir puede contener bacterias, aunque muchas de estas no causan problemas debido a que los ácidos gástricos las neutralizan, no sucede lo mismo con todas.

Un buen consejo para aquella persona a quien su perro le encanta este tipo de juguete y no puede vivir sin él, es complementarle su dieta con buena cantidad de fibra, ayudándole así a una sana digestión.

Tenemos también la opción de fabricar los huesos caseros para nuestra mascota de la siguiente manera:

Primero: debes conseguir en tu carnicería de confianza algunas pedazos de cuero crudo de vaca,  asegurándote que estén en buen estado y sean de buena calidad.

Segundo: debes cortarlo en tiras del tamaño que quieras que sea el hueso. Esto depende del tamaño de tu perro, es decir si es grande, cortamos tiras grandes y si es pequeño, cortamos tiras pequeñas.

Tercero:  debes enrollar las tiras dándoles varias vueltas y obtener una buen grosor y una buena consistencia dándole la forma que quieras.

Y por último deberás hornearlo durante 30 minutos a un calor de 65 grados, esto lo hará mas resistente y no perderá sus propiedades.

Lo mejor de todo esto es que tu perro enloquecerá de alegría con este regalo.