18 Septiembre

Dos enfermedades muy comunes en nuestros gatos

Enfermedades en gatos
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

GRIPE FELINA

Es la gripe que le da a los gatos y puede ser muy frecuente.

Entre los síntomas podemos encontrar: estornudos, goteo nasal, conjuntivitis, lagrimeo, perdida de apetito, fiebre y depresión

Esta enfermedad  es causada por dos tipos de virus diferentes,  el herpesvirus felino y el alcivirus felino.

El herpesvirus felino es potencialmente mortal y puede dejar secuelas crónicas, en cambio el calcivirus felino presenta un cuadro clínico más moderado.

La gripe felina no se trasmite de felino a humano pero si de gato a gato.

El tratamiento para este enfermedad debe ser atendida única y exclusivamente por el veterinario quien recomendara el tratamiento,  la droga  y la dosis adecuada ya que cada gatico requiere un tratamiento particular.

Nosotros en casa podemos ayudar con remedios caseros siempre y cuando sean solo el complemento al tratamiento con el especialista, por ejemplo para su falta de apetito podemos ofrecerle para comer algo muy especial, que llame su atención. Debemos limpiar muy cuidadosamente el goteo de sus ojos y su nariz con gazas esterilizadas utilizando una diferente para cada ojo y otra para la nariz. Debemos también proporcionarle a nuestra mascota un ambiente húmedo para así evitar el re secamiento de sus vías respiratorias y evitarle las corrientes de aire frío ya que pueden empeorar la situación.

Nunca debe dársele al gato un remedio para perros o humanos esto puede causarles hasta la muerte.

LEUSEMIA FELINA

Es una enfermedad grave contraída por un virus y es muy común en los gatos.

Es un cáncer en las células encargadas de proteger al organismo de las infecciones y otros agentes externos.

Esta enfermedad es transmitida de un gato infectado a otro sano, ya sea por la saliva, las lágrimas o las secreciones nasales.

Si tu gatico no sale nunca de la casa y no tiene contacto con otros gatos, la posibilidad de contagiarse es nula porque no tiene la oportunidad de lamerse con otro gato y mucho menos de tener una pelea callejera.

Otra situación de riesgo es llevarlos a las peluquería y guarderías para gatos.

Realmente esta enfermedad no tiene cura, lo único que puede hacer el veterinario es controlar la infección y es posible que nuestro felino viva varios años más con una vida casi normal.