30 Octubre

Los bigotes de los gatos

bigotes-gatos-club-mascotas
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Hoy, en nuestro Club de mascota, quisimos hablar sobre «Los bigotes de los gatos» porque aunque sabemos que es una de sus características más llamativas no somos conscientes de la importancia y la función que cumplen en nuestra mascota.

Los gatos tienen entre 8 y 10 bigotes llamados también vibrisas o pelos táctiles a cada lado de la nariz. También tienen pelos de este tipo encima de los ojos, en la barbilla y en la parte baja y trasera de sus patas delanteras ayudándoles a escalar más fácilmente. Estos bigotes o pelos son muy rígidos, sensibles y les ayudan al sentido del tacto y la vista.

Son una verdadera herramienta de comunicación sensorial con el mundo. La raíz de cada bigote está rodeada de terminaciones nerviosas que los hacen ultrasensibles. Pueden detectar un leve cambio en la brisa.

No nos damos cuenta pero la longitud de los bigotes coinciden con el grosor de su cuerpo y con esto pueden medir y calcular el ingreso por un espacio pequeño, de modo que nunca se quedan atorados a menos que estén con sobre peso.

Ellos no aprecian muy bien los objetos que están a 30 cm de sus ojos pero los bigotes les ayudan a crear una imagen en 3D. Los bigotes de nuestra mascota le sirven para saber que algo se aproxima cerca de su cara y así evitan estrellones aún en la oscuridad.

También podemos saber el estado de ánimo de nuestro minino por la posición de sus bigotes. Si están relajados y al lado significa que ellos están en calma, si están hacia adelante se encuentran alerta y si los tienen hacia atrás es porque están asustados o enojados.

Por ningún motivo debemos cortar los bigotes de los gatos, quedarán desorientados al no poder recibir todas las sensaciones que perciben a través de ellos. Además resulta muy doloroso ya que están enterrados tres veces mas profundo que un pelo normal.

Existe una leyenda urbana que afirma que los bigotes le sirven al gato para el equilibrio. Es difícil saber cual es la raíz de esta creencia lo que si es cierto es que es una afirmación incorrecta. Al igual que los humanos u otros animales el equilibrio del gato se encuentra en los oídos y no en los bigotes.

Generalmente a los gatos no les gusta que acaricien sus bigotes porque se sienten amenazados.