16 Abril

Cuidados para un perro Senior

perro-senior-cuidados
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social para mascotas en Colombia! queremos compartir contigo los cambios de nuestro perro al alcanzar la tercera edad.

CUIDADOS PARA UN PERRO SENIOR

Cuando tu perro cumple los siete años entra a la tercera edad, su salud es más frágil y hay que empezar a tener eso en cuenta a la hora de cuidarlo. Aunque aparentemente nos parezca que el perro está sano debemos llevar un control veterinario más exhaustivo, debe hacerse por lo menos 2 veces al año. La detección a tiempo de un problema siempre supondrá un beneficio porque se podrá empezar a tratar desde el principio.

Debemos tener muy presente la higiene y el cuidado de sus dientes, continuaremos dándole comida crujiente para prevenir el sarro y evitar que pierda algún diente.

Su alimentación   debe ser una dieta rica en proteínas, fáciles de digerir y baja en grasas. Afortunadamente en el mercado encontramos el tipo de alimento que necesita un perro mayor.

Está claro que no podremos forzar a nuestro perro a realizar la misma actividad que cuando era más joven, así que le proporcionaremos juegos y ejercicios que, sin cansarle demasiado, le proporcionen satisfacción y diversión para que se sienta mejor y más feliz, con esto también evitaremos o mejoraremos los problemas de obesidad y de artritis que son  problemas bastante frecuentes en perros ancianos.

El juego también nos ayudará a prestar atención a sus sentidos: la vejez inevitablemente trae pérdida de la sensibilidad en la vista, el oído y el olfato, pero podemos compensar esta pérdida si mantenemos una estimulación permanente tanto física como mental del perro.

La disminución de la energía y el aumento del sueño son normales; no querrá hacer tanto ejercicio y dormirá mucho más.

A medida que le  van pasando los años a nuestro perro, la  piel y el pelo sufrirán deterioro; el perro joven tienen un aspecto saludable, un grado de grasa, brillo, suavidad y volumen adecuado.

Estas cualidades se irán perdiendo cuando llegue a ser un perro anciano, así que debemos intentar compensarlas con productos especiales: cremas y aceites con soportes vitamínicos adecuados, especialmente recomendados para los problemas de piel ya que dan buenos resultados.

Comprobaremos regularmente si tiene bultos ya que pueden ser tumores o quistes. Si notamos la piel más espesa o áspera, sobre todo en la zona de las orejas esto es normal, pero ante cualquier anomalía que no sepamos identificar acudiremos al veterinario.

Es normal que el perro sufra un cambio de carácter al convertirse en un perro anciano, ya que el cerebro también sufre discapacidad y pérdida de algunas neuronas funcionales.

Si tiene niños o perros pequeños alrededor, estos deberán respetarle y no molestarle demasiado ya que él no tendrá humor para soportarlos.

“Deberemos tomar conciencia que nuestro perro adulto necesitará más atención, sensibilidad y comprensión para adoptar su nueva situación.”