10 Junio

Por qué los perros tiene la nariz húmeda

nariz-mojada-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡La primera red social para mascotas en Colombia! hemos querido saber por qué nuestro perro mantiene la nariz húmeda.

¿Por qué los perros tiene la nariz siempre húmeda?

 La respuesta de nuestros expertos fue:

Dos glándulas nasales laterales proporcionan una gran parte del agua de la nariz del animal.

La labor de estos diminutos proveedores de humedad es esencial para evitar que la mucosa nasal se seque cuando el perro jadeaEstas células que se alojan en el interior del hocico, tienen forma de tubo y drenan agua a las fosas nasales, a través de un conducto que apenas se abre dos centímetros. 

A nosotros simplemente nos basta con saber que:

“El perro mantiene su nariz mojada gracias a unas células que expulsan agua a sus fosas nasales.”

La nariz del perro es un  pequeño órgano formado por glándulas y membranas ultra finas, encargadas de transportar los olores.

La humedad de la nariz le permite al perro captar mayor número de estímulos olfativos, que son enviados al cerebro y que le otorgan al animal la capacidad de percibir una amplia variedad de olores, incluso a largas distancias.

La nariz mojada del perro colabora también para que el animal pierda el calor sobrante de su cuerpo, algo que realiza, ante todo, a través de su boca y lengua, gracias al jadeo.

Seguramente habrás escuchado que la nariz fría o húmeda de tu perro indica buena salud, por lo que deberías preocuparte si en algún momento esta se siente seca o caliente. Sin embargo, esta creencia popular no es del todo cierta.

La verdad es que la nariz de tu perro no funciona como un termómetro, así que es complemente falso que una nariz caliente indique que tu mascota tiene fiebre.

Además, un perro puede estar enfermo y tener la nariz fría, así que no debes valerte de este órgano para determinar la salud del can. Algunas razas, incluso, suelen tener la nariz más seca y cálida que otras.

En lugares donde hace mucho frío, viento o sol, es normal que las narices de nuestros perros se vean menos húmedas por estar expuestos al clima, incluso pueden llegar a agrietarse levemente, al igual que sucede con los labios de las personas.

Siempre que no veamos que las grietas sangren, supuren o aparezcan llagas no debemos preocuparnos. Podemos solucionarlo lavando su hocico, secarlo suavemente y ponerle una capa fina de vaselina para hidratar la zona.

Los perros de piel clara son propensos a quemarse con el sol. Suelen tener las narices rosadas y cuando se queman, además de la sequedad, se ponen de un color más rojizo. Puedes poner un poco de crema protectora cada vez que vayas a salir con él a la calle y así evitar que se queme.

El veterinario puede aconsejarte algunas cremas hidratantes especiales para las narices de los perros, están hechas para no dañar el estómago del perro en caso de que se lama.

Si después de aplicarle crema hidratante o vaselina el perro sigue teniendo la nariz seca puede ser que tenga las defensas bajas. El veterinario te podrá dar un diagnóstico fiable, pero si es por este motivo, es posible que tengas que darle suplementos alimenticios a tu perro e, incluso, cambiar de concentrado.

La debilidad en el sistema inmune puede provocar que tu perro se contagie de cualquier otra enfermedad más fácilmente de lo normal.

¿Cuándo alarmarte por la nariz de tu perro y acudir al veterinario?

Te damos algunas señales  de alarma, con respecto a la nariz de tu mascota,  que indican que algo no anda bien con su  salud  y que deberías hacerle una visita al veterinario: 

  • Si la sequedad perdura durante varios días y la nariz está caliente.
  • Si sangra por la nariz.
  • Si aparecen llagas.
  • Si tiene una secreción de color verdoso o amarillento.
  • Si la nariz se inflama.
  • Si aparecen bultos.
  • Si notas que le cuesta respirar, que le duele si le tocas o el perro está demasiado apático.
  • Si la nariz está muy decolorada.
  • Si se rasca constantemente y frota la nariz por diferentes sitios para aliviarse.
  • Si observas que bebe más de lo normal.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!