21 Junio

El vómito en los perros

vomito-en-los-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos que como dueño de un perro, conozcas algunas de las razones por las que este puede vomitar y así  suministrarle a tiempo, la ayuda necesaria para mantenerlo sano y feliz.

¿Por qué vomitan los perros?

Los vómitos suelen ser comunes en los perros, ya que nuestras mascotas tienen un centro de vómito bien desarrollado en su cerebro, el cual les permite vomitar mucho más fácil que a la mayoría de los otros animales.

Existen muchas causas por la que un perro pueden vomitar. Porque quizás se comió algo que no debía, porque comió muy rápido, o tal vez porque podría ser un síntoma de un problema realmente serio.

Sea cual sea el motivo del vómito, es importante resaltar que esto puede ocasionarle deshidratación extrema, por lo tanto, problemas intestinales e incluso fallas en algunos órganos vitales.

Si tu perro vomita repetidas veces en un día, debes retirar cualquier tipo de comida. Puedes darle pedazos planos y pequeños de hielo para mantenerlo hidratado, pero no debes darle líquidos si es que tiene diarrea o continúa vomitando.

Tomar precauciones, consultarlo con el veterinario y preocuparse es totalmente válido para estos casos. Pues más vale prevenir que lamentar.

El color, frecuencia y tipo de vómito son claves que le sirven al especialista para conocer el motivo. Esto explica por qué recoger una pequeña muestra de su vómito le ayudará a acertar con el diagnóstico y tratamiento del peludo amigo.

Lo más importante, NUNCA auto mediques a tu mascota con ningún tipo de fármaco o remedios caseros por más inofensivos que se vean.

Enumeramos algunas de las causas que pueden ocasionar el vómito en nuestro perro:

La alimentación:

Los perros no tienen una flora bacteriana tan variada como la de las personas. Por eso, las modificaciones bruscas en su alimentación pueden provocar problemas como vómitos.

Esto no significa que tengan que comer siempre su concentrado como única fuente de alimentación, ni que este tenga que ser siempre el mismo; los ajustes de la alimentación del can según su edad y características son necesarios.

Sin embargo, es frecuente que los cambios bruscos, las comidas grasas y los excesos, se traduzcan en problemas estomacales y vómitos.

Infecciones:

Si los vómitos están acompañados de fiebre, puede indicar que el perro está sufriendo de alguna infección provocada por enfermedades como el parvovirus, la leptospirosis, hepatitis o moquillo, que le provocan problemas digestivos.

El calendario de vacunación del perro incluye la inmunización contra estas enfermedades y es la mejor forma de prevenir que  las contraiga y que, por lo tanto, padezca gastroenteritis.

Intoxicación:

Si un perro ha ingerido algo tóxico o ha sido envenenado, el síntoma principal es el vómito y automáticamente su cuerpo intentará expulsarlo a través de ello. Cuando sucede este tipo de incidentes lo que se debe hacer es llevarlo de inmediato al veterinario.

Las alergias alimenticias:

La intolerancia al gluten, que contienen cereales como la cebada, el centeno o la avena, es otra de las causas que puede desencadenar en el can síntomas de gastroenteritis.

Síndrome de ansiedad por separación:

Un perro que sufre ansiedad por separación cuando se queda solo en casa puede manifestarlo con destrozos no habituales en casa,  ladridos y lloros continuados, también puede vomitar y presentar diarrea durante la ausencia de su familia humana.  

La ingestión de objetos:

Algunos perros tienen el hábito comer basura, animales muertos, plantas y otros objetos que se encuentren en el camino.

Si un objeto se atora en el estómago o en el intestino, automáticamente el perro tratará de vomitar para sacarlo, como mecanismo espontáneo de defensa.

Si no consigue vomitar y le cuesta trabajo respirar debe ser llevado inmediatamente a urgencias.

Los parásitos intestinales:

Estos  pueden desempeñar un papel importante en el vómito de los perros, sobre todo en cachorros. Los nematodos pueden ser tomados desde el suelo, y en los cachorros pueden infestarse a partir de sus madres.

Los más conocidos son dos parásitos intestinales llamados Anclylostoma y Giardia, estos pueden causar vómitos, diarrea y pérdida de peso, sobre todo en cachorros y perros adultos. La desparasitación es fundamental para evitar este tipo de problemas.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!