09 Agosto

Picazón en los perros

Picazón en perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos brindarte información de ¿Por qué  nuestro perro puede estar rascándose constantemente?

La picazón en la piel de un perro podría ser un síntoma de muchos problemas de salud.

Esto significa que diagnosticar y tratar el problema específico de tu perro requiere un método gradual.

Se descartarán las causas de picazón, empezando con las causas más comunes, hasta las causas más raras:

Pulgas y garrapatas

Muchas veces estos bichos son los causantes de la piquiña en nuestro peludo. Debemos iniciar un tratamiento de control de pulgas y para ello debemos consultar con nuestro veterinario.

La comida

Los alimentos balanceados con ciertos aditivos químicos son capaces de generar alergias, que se evidencian cuando el perro siente escozor. Hay que ir probando qué producto le sienta mejor.

Otitis

Si el rascado lo realiza a la altura de las orejas, es probable que su pata contaminada, al estar en contacto con el oído, haya desencadenado esta infección, y requerirá tratamiento.

Aburrimiento

La psicología canina ha demostrado que la falta de paseos provoca que el animal se rasque por ansiedad.

Dermatitis

Si el animalito tiene el pelo corto y está en contacto con un piso aseado con lejía o cera, puede contraer una alergia.

El material sintético de la ropa; sabanas, cortinas, toallas  y el tapizado de los muebles también puede originar este problema de salud.

Infección por hongos o infección bacteriana

Las infecciones por hongos o las infecciones bacterianas de la piel las diagnostica el veterinario. Lo más probable es que le prescriba medicamentos de aplicación tópica. También necesitarás darle antibióticos a tu mascota para tratar por completo la infección.

Alergia ambiental

Algunos perros son alérgicos al césped, al polvo o al polen. Una vez que tú o tu veterinario hayan identificado a qué condición ambiental es alérgico tu peludo, trata de alejarlo del problema.

Por ejemplo, si tu perro es alérgico al césped, podrías mantenerlo dentro de tu casa hasta que desaparezca la reacción. Cuando vuelvas a dejarlo al exterior, ponle una camiseta o algo que impida que su piel entre en contacto con el césped.

Si tu perro es alérgico al polvo, asegúrate de pasar la aspiradora por las alfombras, cortinas y tapizado de tu casa por lo menos dos veces por semana. También debes lavar la cama de tu perro una vez por semana.

Si  tiene alergia al polen o una alergia aérea, tu veterinario podría colocarle una inyección para la alergia. Esto ayudará a desarrollar la resistencia de tu perro al alérgeno.

En caso de que tengas dos perros, analiza su comportamiento. A veces se lamen entre sí y uno de ellos desarrolla alergia a la saliva de su compañero.

Conjuntamente con los tratamientos convencionales, muchos recurren a la medicina casera para ayudar a aliviar las alergias.

¿Quieres probar un remedio sencillo y eficaz?

Habrás notado que muchos productos para las mascotas con alergias contienen avena, pues esta tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes.

Por eso, a continuación te recomendamos una receta de baño de avena y bicarbonato de soda, que le ha resultado muy eficaz a quienes la han probado en sus mascotas.

La combinación de ambos ingredientes ayudará a aliviar la irritación, el picor, y a reducir la resequedad en la piel del animalito.

Ingredientes

  • 1 taza de bicarbonato de soda.
  • 2 tazas de avena cruda, natural, sin azúcar ni sabor.
  • 3 tazas de agua.

Nota: Dependiendo del tamaño de la mascota, puedes dividir o doblar los ingredientes, siempre y cuando sigas la misma fórmula de: una parte de bicarbonato de soda, dos partes de avena y tres partes de agua. Si te sobra mezclano la guardes. ¡Descártala de inmediato!

 

Procedimiento

Tritura la avena en una licuadora o un procesador de alimentos. Cuando haya quedado como un polvo fino, mézclala con el bicarbonato de soda y el agua.

Baña a tu mascota con agua tibia, el agua caliente no es buena para las irritaciones en la piel, con el champú que te haya recomendado tu veterinario y enjuágala bien un par de veces. No permitas que se sacuda.

Con el pelaje y la piel bien mojados, abre el pelo por secciones y aplícale el enjuague de avena y bicarbonato de soda que has preparado, moja bien las áreas más afectadas, pero evitando los ojos.

Deja este enjuague sobre su piel por lo menos durante 15 minutos.

Pasado este tiempo, enjuágalo bien con abundante agua fresca, no caliente.

Puede repetirse hasta dos veces por semana.

 ¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!