16 Agosto

Humanizar las mascotas es otra clase de maltrato

Humanizar las mascotas
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos tratar un tema muy delicado y muy perjudicial para tu mascota.

Humanizar las mascotas es otra clase de maltrato”

Muchas personas, relacionan el hecho de que hablarles, dejarlos que se suban al sofá, preocuparse por darles una dieta equilibrada de la mejor calidad, o compartir con ellos cada rato posible, es ¡humanizar a un perro! y es completamente falso.

Los perros, como el resto de seres vivos, necesitan cariño y cuidados para desarrollarse de forma equilibrada.

El bienestar de una mascota implica que goce de salud física, mental y de poder comportarse naturalmente.

Estos aspectos se han concretado en cinco libertades básicas que cualquier dueño debe proporcionar a su animal de compañía:

  • Libre de sufrir de sed y hambre
  • Libre de lesión, dolor y enfermedad; llevarlo al veterinario, vacunarlo y desparasitarlo
  • Libre de incomodidades; tener un lugar para el descanso, con temperatura agradable
  • Libre de angustia, miedo y ansiedad
  • Libre de poder expresar el comportamiento normal de su especie

Muchas veces,  los sentimientos que se le dan a una persona se transfieren al gato o al perro. Es frecuente que esto pase con personas que viven solas, que han perdido a un ser querido, o papás que se quedan solos cuando sus hijos se van.

Adornos y objetos decorativos

Los perros no necesitan adornos superficiales, ni ropas con brillantes, gorras, etc. para desarrollarse como caninos.

Muchos perros por su constitución o cambios de temperatura necesitan algún complemento de abrigo, esto no es más que dar cuidados a nuestras mascotas.

Higiene excesiva

Ellos tienen su propia higiene, y hacen uso de ella todos los días cuando lamen su cuerpo.

No hace falta que nos volvamos obsesivos con el aseo, al compartir nuestra vida con un animal se generaran algunos cambios en la higiene del hogar, y si no estás dispuesto a asumirlos será mejor que lo pienses dos veces antes de conseguirte una mascota.

Es más, también se ha demostrado que vivir en una burbuja de limpieza impecable es altamente perjudicial para nuestro organismo y para la preparación de nuestras defensas, de ahí la cantidad de artículos que hablan  de los beneficios de la convivencia entre los niños y los animales.

Sobreprotección

Contar con que el perro no puede hacer cosas que en realidad sí puede y para las que su fisiología está preparada es culpa de nuestras propias limitaciones: “si yo no puedo saltar esto, el perro no podrá”.

“Es muy pequeño”, “es muy torpe”, “pobrecito”… y si jamás le ayudamos a salvarse de las dificultades o no le permitimos que experimente de manera controlada un  problema u obstáculo, haremos de nuestro canino, un animalito lleno de miedos e inseguridades.

Sobreprotegerlos hasta el punto de casi ni sacarlos a pasear para que no se enfermen o no se enfrenten con otro animal es no respetar su naturaleza.

Atribuirle sentimientos y emociones humanas a las acciones, lenguaje corporal o expresiones faciales del perro

Si te fuiste a trabajar 8 horas y al volver a casa encuentras todo hecho un desastre, no es porque tu perro esté tomando represalias contigo por haberlo “abandonado”. La explicación real puede tener relación con un problema de ansiedad por separación o simplemente con el hecho de que tu perro está aburrido y tiene mucha energía para gastar. La mirada culpable también es otra interpretación equivocada en la que caemos con frecuencia.

Muchos dueños de mascotas, impiden que el animal se comporte como se comportan los de su especie normalmente.

Esto hace que tengan miedo a otros perros, que no sepan socializar ni interactuar. Y el miedo se puede convertir en agresividad como manera de defenderse, de lo que debería ser su espacio habitual,

Es normal que los perros se huelan la cola para reconocerse, que los gatos rasguñen cosas, que quieran socializar, correr, tener actividad, pero hay personas que no les gusta esto y no los dejan ejercer su naturaleza y esto puede generar que tengan problemas de comportamiento.

Por ejemplo, en el caso de los gatos, que son cazadores y les gusta salir, hay que proporcionarles las condiciones en la casa para que ejerzan esos hábitos: tenerles cañas, gimnasios, hamacas y jugarles.

Es muy sano para tu mascota:

  • Dejarlos explorar y olisquear.
  • Tener contacto con las personas.
  • Tener contacto con otras mascotas.

“No apliques soluciones humanas a problemas caninos”

El secreto está en encontrar el equilibrio, en no dejar que crea que puede hacer lo que quiera, en que nos identifique como los que mandan pero que a la vez se sienta amado y protegido.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!