06 Diciembre

Insuficiencia renal felina

Insuficiencia renal felina
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos que estés alerta a una de las enfermedades más silenciosas y progresivas  que puede no presentar unos síntomas claros; por lo que su diagnóstico a tiempo puede  representar la vida de nuestro gatico.

¿QUÉ ES LA INSUFICIENCIA RENAL FELINA?

La insuficiencia renal crónica (IRC) es una de las enfermedades más frecuente en gatos de mediana y avanzada edad.  A partir de los 15 años aumenta más la posibilidad de padecer esta enfermedad, aunque puede presentarse en cualquier edad.

La insuficiencia renal es la consecuencia de un mal funcionamiento de los riñones durante mucho tiempo. La enfermedad es irreversible e impide que los riñones puedan ejercer sus funciones con normalidad, por lo que el cuerpo del gato afectado no consigue el filtrar y eliminar las impurezas de la sangre, ocasionando una peligrosa acumulación de toxinas.

Es una enfermedad progresiva, tiene un avance gradual y un empeoramiento lento de los signos. Un tratamiento y manejo adecuado puede aumentar mucho la calidad y tiempo de vida del gato afectado de IRC.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA INSUFICIENCIA RENAL?

No se tiene un origen claro de la patología y en las biopsias realizadas solo se encuentra una transformación de los tejidos normales en fibrosos, acompañada de la hinchazón del órgano, por lo tanto en la mayoría de los casos no es posible averiguar la causa principal de IRC.

¿CÓMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR LA INSUFICIENCIA RENAL EN LOS GATOS?

Se puede diagnosticar por medio a un análisis completo de sangre y orina. Poniendo especial atención en la concentración de urea y creatinina, además de comprobar si la orina está poco concentrada.

Una radiografía puede ayudarnos a observar la disminución o aumento del tamaño renal, y la ecografía es útil para mirar la estructura interna de los riñones.

¿CUÁLES SON LOS SINTOMAS?

Los signos de que un gato puede padecer enfermedad renal crónica son:

  • Beber más agua  de lo normal porque no consigue retener los líquidos, ya que no es capaz de concentrar la orina.
  • Orinar más de lo normal
  • El aliento le huele a “orina” y puede presentar úlceras en la boca.
  • Pierde el apetito y adelgaza extremadamente.
  • Tampoco son extraños los vómitos y las diarreas.
  • Conducta depresiva
  • Su pelaje se deteriora

¿CÓMO DEBE SER LA ALIMENTACIÓN PARA UN GATO CON INSUFICIENCIA RENAL?

La dieta es vital, en el caso de que nuestro minino esté padeciendo esta enfermedad.

Debemos estar atentos a la cantidad de agua que bebe, ya que las probabilidades de deshidratación son muy elevadas.

Inclusive el agua puede enriquecerse con sabores de pollo o pescado para inducir al gato a que beba lo suficiente.

Cuando el riesgo de deshidratación es demasiado elevado, es posible que el gato precise la administración de suero intravenoso suministrado por el veterinario

Nuestro gatito estará muy inapetente pero debemos animarlo a comer porque  acabará teniendo un alto índice de anemia; que, a su vez, contribuye a que el animal esté más aletargado y débil.

Siendo conscientes de que hablamos de un mal funcionamiento de los riñones, su comida debe ser baja en proteínas porque la mayor parte de las toxinas se producen por la descomposición de estas. Así que los alimentos bajos en proteínas le producirán menos concentración de toxinas.

Sin embargo debemos ser prudentes a la hora de reducir la cantidad de proteína, ya que esto acabaría por hacer que el gato perdiera mucho peso.

Es indispensable estar pendientes de complementar la dieta con potasio, puesto que los niveles suelen bajar sustancialmente. Se le puede administrar al felino por vía oral, en pastillas o polvitos que se añaden a su ración de comida.

También será normal que el veterinario aconseje una dieta baja en fósforo o la administración de elementos que reducen su absorción.

Una muy buena opción es cambiar la alimentación casera  por comida específica para gatos con insuficiencia renal.

Todo lo relacionado con la alimentación y tratamiento de nuestro minino con IRC  debe ser supervisado por un veterinario.

¿Qué tiene de especial la comida específica para la enfermedad renal del gato?

  • Ayuda a frenar la progresión de la enfermedad por su bajo contenido en fósforo.
  • Favorece la función renal por su contenido en antioxidantes y ácidos grasos omega 3 EPA y DHA.
  • Reduce el riesgo de crisis urémica por su limitado contenido de proteínas, si bien se cubre las necesidades proteicas del animal son extremadamente digestibles.
  • Tiene propiedades alcalinizantes de la orina, con el fin de combatir la acidosis metabólica.

Desafortunadamente, en un alto porcentaje de los gatos con insuficiencia renal, el fallo de los riñones es inevitable. No obstante, hemos de recalcar que la enfermedad avanza según el gato y con tratamientos adecuados podemos mejorar muchísimo la calidad de vida.

Sólo nos queda recordarte que si tu gato ya supera los 7 años de edad, es más que recomendable que lo lleves al veterinario para realizarle una revisión completa, ya que una detección precoz de la enfermedad renal crónica felina puede facilitar su tratamiento y ayudar a aumentar su supervivencia.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!