25 Abril

Cuidados para los gatos senior

gatos-adultos
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos compartirte los cuidados que requiere un gato cuando es un adulto mayor.

CUIDADOS PARA LOS GATOS SENIOR

Todos los gatos merecen la mejor atención, pero los gatos mayores necesitan una atención especial por sus problemas de salud. A medida que los gatos envejecen, sus requisitos de salud cambian y necesitan nuestra ayuda para desarrollar “hábitos de vida para enfrentar estos cambios».

El término «senior» se ha elegido para describir el gato de mayor edad, los gatos son considerados adultos mayores cuando tienen entre 12 y 14 años.

No hay necesidad de entrar en pánico si tu compañero está envejeciendo, pero es el momento de comenzar a tomar algunas medidas para asegurar que tu mascota se mantenga lo más feliz y saludable posible durante sus años de anciano.

¿QUÉ PASA DURANTE EL ENVEJECIMIENTO?

Al igual que con las personas, los gatos disminuyen su velocidad a medida que envejecen. Es posible que quieran hacer menos ejercicio, pueden comenzar a ganar peso y su personalidad puede cambiar. 

Algunos gatos se vuelven más amigables y quieren pasar más tiempo con sus dueños. Otros se vuelven más gruñones y no les gusta ser tocados. Muchos gatos duermen más y salen menos.

El envejecimiento afecta a la piel y se vuelve menos elástica. El pelaje pierde su brillo y pueden aparecer pelos blancos. La audición y la vista se deterioran y la memoria de su mascota puede verse afectada.

Los patrones de sueño a menudo cambian, muchos gatos mayores duermen más, aunque algunos se despiertan por la noche.

Los músculos y los huesos se debilitan y el sistema inmunológico no funciona tan bien, por lo que tu mascota se vuelve menos capaz de combatir las infecciones.

Los órganos internos como el corazón, el hígado y los riñones pueden deteriorarse. Otros cambios hacen que la boca esté más seca y la deglución puede ser más difícil.

Sin embargo, hay tratamientos disponibles para ayudar a reducir los peores efectos. La edad no es una razón para aceptar la mala salud e incluso los gatos viejos pueden llevar una vida feliz y activa.

¿CÓMO DEBEMOS CUIDAR A NUESTRO GATO CUANDO ES MAYOR?

Mantén a tu gato senior dentro de la casa.

Uno de los hábitos más importantes que puedes practicar para ayudar a tu gato mayor a mantenerse saludable es asegurarse de que no se le permita estar al aire libre sin supervisión.

Los gatos mantenidos exclusivamente en interiores viven vidas más largas y sanas que los gatos al aire libre.  Incluso los gatos mayores pueden aprender a ser felices en el interior si les brindan entornos enriquecidos y les brindan la oportunidad de estar solos.

Dieta adecuada

Un hábito muy básico y saludable para desarrollar es alimentar a tu gato con una dieta equilibrada en cantidades adecuadas para mantener un buen peso corporal. La obesidad es un problema extremadamente común en las mascotas y, al igual que con los humanos, puede ser perjudicial para la salud de un gato

La humedad es el mejor amigo de un gato que está envejeciendo, así que foméntale una hidratación adecuada al ofrecerle variedad de vasijas con  agua en la casa o en una fuente para beber.

Asegúrate de consultar con tu veterinario la dieta ideal para tu minino, teniendo en cuenta que puede necesitar, por su edad, además de su alimento, algunos complementos vitamínicos.

Ejercicio regular

Mantener a tu felino física y mentalmente activo puede ayudar a que se sienta joven. Piensa en formas creativas para enriquecerle el ambiente interior donde habita.

Para mantener a punto las articulaciones, y también para mantener a raya el peso, se recomienda que el gato senior practique ejercicio moderado pero frecuente. Esto se puede conseguir, simplemente, dedicándole un rato diario a nuestro gato para jugar con él y hacer que se mueva persiguiendo y cazando presas de goma, pluma, etc.

Practica de higiene general

La higiene será otro punto a tener en cuenta, pues nuestro gato se aseará en menor medida, los gatos mayores tienden a ser más descuidados con su higiene personal, muchas veces porque ya no están para contorsiones, o incluso la falta de dientes les impide desenredar los nudos que se les forman en el pelaje.

Por eso se hace necesario que nosotros aumentemos la frecuencia de cepillados y vigilemos que no se les formen nudos.

También hay que revisar que la zona de debajo de la cola se mantenga limpia, podemos utilizar toallitas húmedas, e incluso si vemos que se mancha muy a menudo, podemos cortarle el pelo de esta zona, para mantenerlo lo más limpio posible.

Hay que prestar atención también a la higiene dental, y vigilar que a nuestro gato no se le forme demasiada placa que podría hacer que  se le cayeran los dientes o tuviese infecciones.

También controlaremos sus uñas, ya que la falta de actividad propiciará que sufran menor desgaste y, si se dejan crecer en exceso, podrían producirle heridas en las patas. En ese momento del aseo periódico, se puede aprovechar para comprobar que todo en el minino está bien: sus ojos, sus oídos, que no hay secreciones raras, que no hay heridas, parásitos, bultos extraños, mal aliento o cualquier otra cosa que nos llame la atención.

Comodidad

Hay que intentar que el ambiente del gato sea lo más cómodo posible y colocar la comida y el agua en lugares de fácil acceso. Muchos gatos viejos tienen su movilidad reducida a causa de la artrosis y otras enfermedades asociadas a la edad. Hay que tener en cuenta que, cuanto más fácil y transitable sea el ambiente en el que se mueve el gato, menos esfuerzo supondrá para él  moverse por la casa.

Debemos proporcionarle además un lugar tranquilo, cómodo y abullonado para sus ratos de reposo y sueño.

Visitas veterinarias regulares

Se recomiendan los chequeos veterinarios cada seis meses. Los gatos son expertos en ocultar la enfermedad y pueden parecer bien sin estarlo. Examinar a los gatos con mayor frecuencia a medida que envejecen ayudará a detectar problemas de salud, que serán más manejables cuando se diagnostican desde el principio

En estas visitas al veterinario se le deben comentar todos los cambios físico o de comportamiento, por mínimos que parezcan, para que el médico pueda estar atento a cualquier anormalidad.

Lo más importante para acompañar a un gato en su vejez es darle todo el apoyo y cariño que necesita.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!