02 Mayo

Cómo disciplinar a un perro sin castigo

entrenamiento-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! entendemos que vivir con un perro no es solo diversión y juegos. No importa cuán lindos sean nuestros amigos de cuatro patas, a veces es necesario corregir su comportamiento y es aquí cuando nos preguntamos:

¿Cómo disciplinar a un perro sin castigo?

Algunas personas piensan que castigar a un perro es la única forma de que se comporten, mientras que otras proponen un método de refuerzo positivo, donde tu perro aprende a través de un sistema basado en la recompensa.

Saber cómo fomentar el buen comportamiento en un perro te ahorrará muchos problemas a largo plazo, por lo que es crucial aprender sobre los métodos más eficientes y las técnicas de entrenamiento.

¿Es el castigo un método eficiente de entrenamiento del perro?

Antes de empezar a analizar la efectividad de los diferentes métodos de entrenamiento, debemos entender qué significa el castigo, por definición. El término a menudo implica un método de disciplina que se basa en el daño físico, como azotar o golpear a tu perro.

Sin embargo, en realidad existen formas de castigo tanto positivas como negativas, y pertenecen a dos categorías diferentes:

  • Entrenamiento de obediencia positiva.
  • Entrenamiento de obediencia aversiva

El castigo como método aversivo incluye la disciplina que causa dolor a tu perro. Estas prácticas no solo son crueles y duras, sino que también son completamente ineficaces.

Por otro lado, saber cómo castigar a un perro de una manera humana es mucho más productivo. El uso de refuerzos positivos para entrenar a tu perro, en lugar de recurrir a la fuerza, es el mejor método para disciplinar a tu perro.

Castigo vs Disciplina

Cuando se hace correctamente, el castigo no tiene que ser negativo. El castigo constructivo ayuda a tu perro a aprender a través del condicionamiento y a comprender rápidamente lo que está permitido y lo que no. Los métodos disciplinarios que se consideran positivos y beneficiosos son:

  • Usar tu voz para detener el comportamiento no deseado, en lugar de golpear a tu perro.
  • Llevándote sus juguetes.
  • Evitar prestar atención a tu perro cuando se portan mal.

Todos los consejos mencionados anteriormente son a la vez humanos y altamente eficientes. Tu perro no se sentirá asustado o desconfiado de ti, pero entenderá que lo que hizo no será tolerado.

¿Hay efectos en los azotes?

Usar golpes o azotes como método de castigo puede dañar gravemente la relación que tienes con tu perro. Si comienzas a usar la fuerza para disciplinarlo, tu perro puede desarrollar varios problemas de comportamiento:

  • Inseguridad y temor
  • Instinto para esconderse o huir de ti
  • Agresión

Si golpeas  a tu perro, no estás abordando el problema, estás enseñándole a verte como una fuente de dolor. Ya sea que el motivo del castigo sea un ladrido excesivo, orinar en la casa o arrebatar comida de tu mesa, el castigo en forma de azotes no hará más que empeorar las cosas.

Tu perro no será disciplinado si es castigado con fuerza. En la mayoría de los casos, el castigo físico solo hace que los perros se asusten y se confundan. ¿Por qué? Porque estás condicionando a tu perro a esperar dolor de ti, sin que ellos puedan entender la razón de ello.

¿Cómo disciplinar a un cachorro?

Al igual que con los humanos, es más fácil para los perros aprender a manejar las cosas mientras son jóvenes. Sin embargo, esto no significa que el proceso sea más fácil.

Los cachorros están llenos de energía y todavía están en una etapa de desarrollo cuando necesitan aprender todo desde cero. Un cachorro no entiende que está mal masticar zapatos, hacer popis en la sala o morderte los dedos de los pies.

Entonces, ¿cómo crías a un cachorro para que se convierta en un perro bien socializado y de buen comportamiento?

A través de golosinas y alabanzas

Usa los mismos principios de refuerzo positivo que usarías con perros adultos. Puede parecer que usar recompensas como una forma de disciplinar a un perro es contraproducente, pero en realidad es un método de entrenamiento poderoso.

Al aprender que ciertos tipos de comportamiento resultan en afecto y premios, se dará cuenta rápidamente de que necesita continuar con esta práctica.

De manera similar, cuando se le retiene o se le retira algo de valor, se le enseña a evitar acciones que conduzcan a esto.

¿Por qué los refuerzos positivos funcionan mejor que el castigo?

A diferencia de golpear a un perro, que es cruel e inútil, disciplinar a un perro con un sistema de recompensa es un método probado y verdadero que tiene beneficios reales.

Los métodos de entrenamiento constructivo y positivo ayudan a tu perro a aprender el comportamiento adecuado a través del condicionamiento, que es la mejor manera de disciplinar a un perro.

Cuando una determinada actividad resulta en comer golosinas o hacerse un masaje abdominal, puedes estar seguro que tu perro querrá hacerlo con la mayor frecuencia posible.

A los perros les encanta complacer a sus dueños, y cuando sean disciplinados adecuadamente, sabrán cómo hacer exactamente eso.

¿Cuáles son las mejores soluciones para disciplinar a un perro?

Ahora que hemos determinado que la clave es la disciplina positiva, basada en la recompensa, el truco es aprender a usar este método con tu propio perro.

Concéntrate en las actividades y artículos que tu perro ama. En la mayoría de los casos, serán su pelota, tiempo de acurrucarse, caminatas o un sabroso manjar. Para disciplinarlo correctamente, deberás informarle que tú tienes el control de sus actividades favoritas.

Cuando haga algo que no debe, como morder o huir, castígalo reteniendo las recompensas a las que está acostumbrado.

Al final, lo más importante que debes recordar es que castigar a un perro no tiene que ser negativo. Los perros necesitan estructura en sus vidas, y cuando establezcas disciplina en tu hogar, tanto tu como tu perro estarán mucho más felices por ello.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!.