06 Junio

Los collares para perros

Collar para perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Nos ha tomado por sorpresa lo que nos han dicho nuestros expertos sobre el uso de los collares en los perros y por eso en Coaspatitas ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos compartirlo contigo:

 Los collares para perros

Los collares son una parte vital de la propiedad del perro porque permiten a los padres de mascotas pasear a su cachorro con una correa y le  proporcionan un lugar para colgar etiquetas de identificación y vacunas.

Sin embargo, si se usan de manera incorrecta, los collares pueden provocar lesiones graves o incluso fatales.

Aquí hay cinco maneras en que los collares pueden dañar a tu perro:

Estrangulación

Si se usa de manera incorrecta, los collares pueden poner a tu perro en riesgo de estrangulación.

Un perro puede saltar y enganchar su collar en un poste de la cerca o en el cerrojo de una ventana, lo que puede provocar asfixia. Las etiquetas para colgar también pueden quedar atrapadas en algún objeto y causarle mucho daño.

Incluso un collar bien ajustado puede ser peligroso si se usa para atar a un perro en el patio trasero, se conoce de perros que intentaron saltar vallas mientras estaban atados con una correa larga y terminaron ahorcándose con su collar.

Lesiones de las extremidades o la boca

Aparte de los peligros de estrangulación, un collar puede presentar otros riesgos físicos graves, especialmente si está demasiado suelto. Por ejemplo, si una mascota está rascándose la oreja y el collar está suelto, su pata trasera o su pata delantera podrían atascarse dentro del collar, doblarse  y provocar la ruptura de una extremidad.

También hemos sabido de perros que se les atascan los dientes o la lengua en un collar demasiado suelto mientras se acicalan, lo que puede provocar fracturas en los dientes y otras lesiones en la boca.

Para evitar lesiones físicas y estrangulaciones, se recomiendan collares con estilo de ruptura, que están diseñados para abrirse cuando se aplica presión a la hebilla. Estos collares  previenen muchas lesiones potencialmente fatales para los perros.

Problemas de la piel

Un collar demasiado apretado también puede ser dañino para un perro, e incluso un collar «moderadamente apretado» puede provocar irritación de la piel.

Los collares que están demasiado apretados pueden causar la pérdida de pelo, y la piel en esas áreas puede ser más propensa a las infecciones.

En casos extremos, un collar muy ajustado puede cortar el cuello de un perro. Esto puede suceder en casos de descuido, cuando se deja un collar del tamaño de un cachorro en un perro en crecimiento.

En general, para proteger el cuello de un cachorro, debemos estar verificando que, a medida que crece, el collar le quede cómodo, para esto hay que irlo cambiando de acuerdo a su nuevo tamaño.

Los expertos también nos recomendaron dejar que el perro duerma por la noche sin el collar, para que la piel de tu mascota se pueda ventilar.

Daño del cuello

Los collares tradicionales pueden dañar el cuello de un perro si el hala la correa con fuerza o si el dueño de una mascota usa el collar para atraer al perro.

Estamos potencialmente dañando el cuello del perro al sacudirlo. «El cuello es un área muy sensible».

El estrés repetido en el cuello, puede incluso, conducir a problemas médicos a largo plazo, como dañar las glándulas tiroideas y los tejidos que rodean el área del cuello y las glándulas salivales.

Malestar general

Incluso, si un collar no provoca lesiones graves, el collar equivocado puede ser irritante para un perro. Los dueños de mascotas deben usar el sentido común al comprar el  collar. Si un collar parece tieso e incómodo, seguramente lo es.

Si tu perro tiene un collar muy rígido, sería como si nosotros tuviéramos un zapato  que está muy ajustado, esto va a impedir su movilidad y no va a estar cómodo.

En los centros de atención para perros es común que muchos dueños pregunten al veterinario ¿Por qué mi perro se rasca tanto la cabeza y el cuello? Esto, puede deberse a muchos factores, pero también es bueno tener en cuenta que el collar puede estar ocasionándole  irritación o alergia.

Los expertos nos aconsejan tener en cuenta algunos detalles importantes cuando le vayamos a comprar un collar a nuestra mascota:

Asegúrate de que puedas colocar el pulgar entre el collar y el cuello del perro.

Si puedo meter toda mi mano entre el cuello del perro y el collar, está demasiado suelto, y si nisiquiera puedo meter un dedo allí, el collar está demasiado apretado.

Además, tengamos en cuenta que un collar, puede ajustarse de manera diferente, dependiendo de la posición del perro: si el perro se sienta o se da vuelta, su piel y grasa corporal se redistribuyen, por lo tanto, un collar que le sienta perfectamente cuando está de pie, puede estar demasiado apretado cuando el perro se reclina.

Por último, nos aconsejaron tener en cuenta el uso de un arnés para el pecho del perro en vez del collar, es una alternativa más saludable y segura que cumple con las mismas funciones del collar.

 ¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!