13 Junio

Los 7 mitos más grandes de los perros

mitos
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas hemos consultado con nuestros expertos sobre algunos comentarios populares, que oímos a diario, relacionados con los perros, y ellos nos han sacado de varias dudas, las cuales hemos resumido así:

Los 7 mitos más grandes de los perros

Los mitos caninos han estado circulando en las mentes de las personas durante décadas. Algunos no son más que un cuento de hadas. Otros, al menos en parte, están correctos. Pero en realidad, muchos son solo mitos sobre perros que son malos consejos.

Los dueños de perros a menudo reciben excelentes recomendaciones de profesionales de perros autoproclamados, muchos de los cuales son simplemente incorrectos, falsos y a veces peligrosos para la salud de tu mascota.

El perro come pasto para vomitar

Que los perros vomiten porque han comido mucho pasto, es probable, por supuesto, pero que eso no  significa que lo hagan conscientemente.

El origen de este mito puede que sea por una mala interpretación de sus dueños.

Muchos observan a sus perros vomitar después de comer pasto y dan por hecho que tienen problemas estomacales o se sienten enfermos.

¿Por qué los perros comen pasto? Probablemente porque solo sabe bien. Hasta la fecha, no hay estudios ni hallazgos que demuestren científicamente por qué a tantos amigos de cuatro patas les gusta comer hierba.

La nariz de un perro caliente o seca significa que el perro está enfermo

Este es probablemente el mito más grande de todos los mitos sobre los perros. En algún momento, las personas han llegado a la conclusión de que la nariz de un perro fría y mojada indica que el perro está sano.

Y una nariz caliente o seca significa que el amigo de cuatro patas tiene fiebre o es un signo de enfermedad.

El moquillo en el perro era y sigue siendo una enfermedad infecciosa temida, que se transmite a través del contacto directo con animales infectados. Se solía pensar que una nariz fría y húmeda era una buena señal de que el perro no tenía moquillo.

Aunque esta enfermedad todavía ocurre hoy en día, afortunadamente ya no está tan extendida debido a las vacunas.

El hecho es que la temperatura y la humedad de la nariz de un perro realmente no dicen nada acerca de su salud; por ejemplo, la nariz de un perro a menudo está seca o caliente cuando se acaba de despertar, y eso es completamente normal.

Para saber si el perro tiene fiebre, use siempre un termómetro digital para niños.

La temperatura normal en los perros es de 37.8 ° C a 39 ° C (medida rectalmente).

Sin embargo, una nariz persistentemente seca e incrustada puede ser un signo de un problema.

Un perro viejo no aprende nada más

Lo escuchamos una y otra vez. «No puedes enseñarle nuevos trucos a un perro viejo».

“Si eres viejo, no aprendas nada más”. Pero eso no está bien, porque a menudo solo hay obstinación detrás de esto.

Lo que si es cierto es que cuanto más adulto es un perro, más tiempo puede tomar en aprender un nuevo truco; no es fácil enseñarle a un perro viejo pero si es posible.

Un perro moviendo la cola siempre es amable

Este malentendido podría llevar a una mordedura desagradable. Sí, los perros tienden a mover la cola cuando están felices o emocionado, pero lo que muchos no saben es que hay otras razones para mover la cola.

El meneo de la cola también puede expresar dominio del perro, aquí, la cabeza a menudo se estira hacia arriba, la cola también está hacia arriba y se menea lentamente hacia adelante y hacia atrás.

Importante: aquí tienes que tener cuidado porque podría seguir una reacción agresiva del perro.

La boca de un perro es limpia y segura

Hemos  oído esto  desde niños, pero el hecho de que los perros no puedan cepillarse los dientes dos veces al día y también les guste comer excrementos de perros, es poco probable que la boca de tu perro esté limpia e inofensiva para ti.

La boca de un perro está llena de bacterias, y sí, un beso de perro no es higiénico.

El ajo consumido por los perros ayuda contra garrapatas, lombrices y pulgas

Se supone que el ajo expulsa garrapatas, gusanos y pulgas

¡Nada más que un cuento de hadas! ¿De donde viene esta idea falsa? Probablemente nunca lo podremos saber. Pero el hecho es que el ajo pertenece a la planta del bulbo y, por lo tanto, es incluso venenoso para los perros.

Las cebollas y el ajo contienen disulfuros, que pueden desarrollar una anemia en tu mascota, y causarle la muerte.

Los perros curan sus heridas lamiéndoselas

Lamer las heridas es un signo de dolor. El animal intenta aliviar la molestia o la picazón,  pero esto también puede tener efectos opuestos.

La boca contiene muchas bacterias que podrían infectar la herida. Además, la cicatrización de las heridas es más lenta cuando la herida está constantemente húmeda, por lo que este comportamiento debe evitarse tanto como sea posible.

Es importante buscar explicaciones para los mitos sobre los perros, en lugar de simplemente repetirlos sin sentido. Puedes  poner en peligro la salud de tu fiel compañero si tomas las decisiones equivocadas.

En caso de duda, ¡lo mejor es buscar el asesoramiento de un veterinario!

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!