15 Agosto

Los gatos y su degustación

gatos-comen-dulces
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En diversas ocasiones hemos escuchado decir que los gatos no pueden percibir en su paladar el sabor dulce de los alimentos, es por esto que en ¡Coaspatita la primera red social de mascotas en Colombia! nos hemos dado a la tarea de investigar sobre:

Los gatos y su degustación

Sabemos que los gatos tienen sentidos extremadamente afinados e intensos en comparación con los nuestros. Pueden saltar, girar, correr, oír, oler y ver mejor de lo que jamás hubiéramos esperado.

El sentido del olfato es extremadamente importante para atraer a los gatos, hacia la comida y también para ayudar a degustarla. Las narices de los gatos son mucho más sensibles que las nuestras, por lo que se cree que su sentido del olfato ayuda mucho en la degustación de diferentes sabores.

¿Y por qué los gatos no sienten el sabor dulce?

Hasta hace poco, se ignoraban las razones biológicas por las que los gatos domésticos, así como los felinos mayores, prefieren la carne o el pescado por encima de los alimentos dulces.

Sin embargo, una reciente investigación llevada a cabo por científicos británicos y estadounidenses demuestra que esta preferencia se debe a que los gatos no pueden detectar el sabor del azúcar de los alimentos y bebidas.

Nosotros detectamos los dulces, pues poseemos la combinación de dos proteínas en nuestras papilas gustativas. En cambio, los gatos no perciben el sabor dulce porque apenas producen una de las dos proteínas necesarias para saborearlo.

A los gatos los sabores dulces no les saben a nada.

¡A mi gato le encantan los helados!

Muchas personas dicen que tienen gatos que se sienten atraídos por los dulces, helados, pudines, etc. Están seguros de que a su gato le encantan los dulces, pero es probable que el contenido de grasa de los alimentos sea lo que los atraen. Los gatos son capaces de detectar grasa fácilmente.

El gato sólo percibe el sabor ácido, salado y el amargo. No necesita más para poder sobrevivir y evitar consumir sustancias tóxicas; sin embargo, esto no quita que no tengamos que mantener lejos de su alcance alimentos que pueden ser perjudiciales para él, como el chocolate o las golosinas para niños.

A lo largo de los años, la aversión de los gatos a los sabores amargos ha sido debidamente aprovechada para elaborar productos, como el aerosol de manzana amarga, para disuadirlos de  lamer y masticar heridas, mueble, vendajes, etc.

La temperatura de los alimentos también es importante para un gato, con preferencias generalmente hacia alimentos más calientes, aproximadamente 100 grados Fahrenheit, que simulan la temperatura de las presas recién sacrificadas.

La mayoría de los gatos rechazarán un plato frío de comida recién sacada de un refrigerador.

También parece que la forma de la comida es importante para los gatos. Muchos gatos muestran mucho más interés en las croquetas cuando las formas varían de un día a otro o de una semana a otra.

“Los animales todo lo que necesitan es amor y cuidado   para ser felices y saludables”.