22 Agosto

¿Estás adoptando un perro traumatizado?

adoptar-un-perro
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Si estás pensando en adoptar un perro que se encuentra en un  refugio o ha estado en las calles por mucho tiempo, seguramente ese peludo tendrá traumas que tú debes ayudarle a curar.

En ¡Coaspatitas la primera red social de mascotas en Colombia! con la ayuda de nuestros expertos queremos darte algunas pautas y consejos que debes seguir.

¿Estás adoptando un perro traumatizado?

Esto es lo que los expertos quieren que sepas:

Prepararse para recibir a un perro en tu vida puede ser un momento emocionante. Pero adoptar un perro con un trauma por maltrato puede hacer que la transición del refugio al hogar sea un poco más complicada de lo que sería para un perro que no tuvo este historial de negligencia o abuso.

Según los expertos, los perros que han pasado por este tipo de experiencias traumáticas necesitan paciencia, amor y cuidado adicionales para que puedan comenzar a recuperarse y sentirse seguros nuevamente.

Dado que cada animal ha tenido una vida diferente antes de unirse a una familia, tu perro puede expresar su pasado traumático de una manera diferente a la de otro perro.

Al adoptar un perrito callejero o de refugio no podrás saber sobre su historial de traumas pero algunos signos comunes a los que debe prestar atención: tímido, agresivo o temeroso.

Por supuesto, un perro puede exhibir estas cualidades sin haber experimentado un trauma. Sin embargo, el miedo y la agresión suelen ser signos de que ha ocurrido algún tipo de abandono y / o abuso.

Aquí te explicamos cómo ayudar a tu perro a superarse de un trauma, según los expertos:

1. Mantén a tu perro a salvo:

Acostumbrarse a un nuevo entorno lleno de nuevos objetos, personas, olores y sonidos puede abrumar al perro. Tomar algunas precauciones adicionales para asegurarse de que tu nuevo perro esté a salvo puede facilitar esta transición.

Asegúrate de llevarlo a pasear siempre con un collar pegado a una correa, que le quede correctamente para no lastimarlo y poder detenerlo si trata de huir o controlar cualquier situación que se presente.

2. Establecer un lugar reconfortante:

Para un perro que ha sufrido muchos traumas, tener un lugar pequeño en el que se sienta cómodo puede hacer una gran diferencia. Prepárale un espacio cómodo y privado: una caja, un tapete en la esquina de la habitación, una manta en la parte posterior de un armario, el lugar seguro de un perro puede estar en cualquier lugar, lejos de donde está la mayor parte de la acción en su hogar. Esto ayudará a disminuir su ansiedad.

Nunca lo envíes allí como castigo, porque este lugar seguro representa para él la idea de que el mundo no siempre es tan aterrador como lo fue cuando lo lastimaron.

3. Ser Paciente

Puede ser difícil para cualquier persona adaptarse a un nuevo entorno, independientemente de si es un humano o un canino. Dale a tu perro varios días para que se instale antes de comenzar a introducir personas y experiencias desconocidas.

Una vez que comience a sentirse familiarizado con su hogar, puedes empezar a exponerlo lentamente a nuevas personas y lugares.

4.Usa la comida para conectar:

Si has pasado tiempo con perros, sabes que las golosinas pueden ser una herramienta poderosa para influir en su comportamiento. Pero también pueden ayudarte a conectarte con tu perro adoptivo traumatizado.

En los centro de rehabilitación conductual, usan la comida como un motivador para ayudar al perro a ver a las personas como algo que les proporciona bienestar.

Tú, como su nuevo padre debes procurar darle personalmente las comidas durante las dos primeras semanas porque esta práctica le enseñara a asociarte con cosas buenas. Es una buena manera de empezar a construir un vínculo fuerte.

5. Déjalos tener un poco de control:

Dejar un refugio y caer repentinamente en un lugar desconocido con gente desconocida puede hacer que tu perro se sienta como si no tuviera el control de la situación, lo que puede provocar ansiedad.

No obligues a tu perro a hacer nada que no quiera hacer. Si bien, eres una figura de autoridad para tu nuevo perro, este no es el momento para dominarlo o usar el comportamiento «alfa”. En su lugar, déjalo que tenga cierta autonomía y dale espacio para descomprimir.

6. Prueba la terapia de juego:

Varios estudios han demostrado que el juego activo y extendido puede ayudar a los perros a recuperar la confianza.

El ejercicio y las terapias de juego deben ser vigorosas, pero el peludo debe estar relajado y disfrutando el tiempo de juego.  Estas sesiones están destinadas a aumentar los niveles de dopamina, mejorando el estado de ánimo de una manera segura y eficiente.

7. Pedir ayuda:

A pesar de que tú eres el nuevo padre del perro, no hay razón para hacer esta transición solo, si crees que puedes necesitar ayuda adicional, consulta a un especialista en comportamiento de perros o veterinario. Serán un gran recurso, gracias a su experiencia y conocimiento sobre la modificación de la conducta. Al trabajar juntos, pueden descubrir las mejores maneras de curar el trauma de tu peludo para que puedan vivir como una familia una vida plena y feliz.

El camino para hacer que tu perro recién adoptado se sienta totalmente cómodo después de un trauma puede ser largo, pero con paciencia y amor, pueden llegar muy lejos. Pasar juntos por el proceso de curación puede hacer que su vínculo sea aún más fuerte.

“Se amable con los animalitos de la calle, no tienes idea de lo que han sufrido”.