29 Agosto

¿Qué cualidades debe tener un veterinario?

elegir-buen-veterinario
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatita la primera red social de mascotas en Colombia! sabemos que la enfermedad de una mascota  es un episodio muy estresante. Por lo tanto queremos compartir contigo una buena manera de saber si el veterinario que vamos a elegir es el apropiado.

¿Qué cualidades debe tener un veterinario?

Si vas a llevar a tu mascota para que le hagan un chequeo o sea tratado por un problema de salud, debes asegurarte de que el médico que te atiende  cumple con los requisitos de un buen veterinario, después de todo, tu precioso bebé peludo está a tu cuidado.

Algunos propietarios prefieren los veterinarios que toman el control y les dicen qué hacer para la mejor atención. Otros prefieren que todas las decisiones se tomen en conjunto.

Si te encuentras en la necesidad de encontrar un veterinario, no hay ningún problema en preguntar a tus amigos y familiares dónde llevan a sus mascotas. Solo asegúrate de preguntarles por qué aman a estos veterinarios para que puedas determinar si funcionarán bien para ti y tu mascota.

Tu siguiente paso es averiguar sobre sus instalaciones y cómo funcionan.

Si no estás muy seguro de qué es lo que hace a un buen veterinario, esto es lo que debes buscar:

Bueno. Conocimiento:

Esto realmente tiene que aparecer primero en la lista, porque sin un conocimiento profundo de la anatomía, las enfermedades, los síntomas y las opciones de tratamiento, no serán correctas. Tú necesitas un veterinario que no solo tenga una sólida formación educativa, sino también, uno que se mantenga al día con los nuevos tratamientos y las nuevas tendencias en el cuidado de mascotas. No tengas miedo de preguntarle a tu veterinario acerca de sus credenciales y experiencia.

Bueno. Le importan las mascotas:

Las mascotas que temen al veterinario probablemente siempre estarán un poco ansiosas, sin importar cuántas veces las consueles. Pero desde el momento en que entras en la puerta de la clínica veterinaria, debes sentir que han pensado en hacer que el espacio esté libre de miedo.

Cuando el veterinario entra en la habitación, saluda a las mascotas con entusiasmo y se toma el tiempo de acariciarlas antes de comenzar el examen, ese comportamiento nos hace sentir que está feliz de verlas y realmente se preocupa por ellas.

Bueno. Están dispuestos a explicar:

Un gran veterinario tiene excelentes habilidades de comunicación y te explica los problemas de salud de tu mascota en términos sencillos, que puedas entender. Pueden responder a tus preguntas y dar detalles claros y concisos sobre las opciones de tratamiento, los resultados de las pruebas, los medicamentos, la atención en el hogar y otras cosas relacionadas con la salud de tu mascota.

Bueno. Examen exhaustivo

Si algo está mal con tu lindo gato o cachorro perfecto, debes saber que tu mascota está en las mejores manos. Los buenos veterinarios son proactivos, entienden que el dueño de una mascota necesita la tranquilidad que los resultados de las pruebas pueden proporcionar, en lugar de correr al siguiente paciente sin hacer un examen exhaustivo.

 Bueno. Te escuchan:

Es cierto,  que un veterinario está más capacitado y tiene más conocimientos sobre la salud de los animales, pero tú eres el dueño de la mascota y quien conoce sus comportamientos habituales, y sabe cuáles son o no normales.

Un buen veterinario es el que te escucha y con tu ayuda e información sobre los síntomas, entra con más conocimiento a detectar el problema de salud de tu perro.

 Malo. Te apresuran:

Si hay muchos cachorros y gatitos a la espera de ser vistos en el consultorio, un veterinario podría tratar de completar cada cita rápidamente para que todos puedan entrar. Un buen veterinario, se tomaría su tiempo para discutir un problema sin importar cuánto tiempo necesite hablar, no revisa su reloj y no se apresura.

Malo. Intentan venderte cosas innecesarias

Si tu mascota tiene una condición de salud especial, tu veterinario es la persona perfecta para recetar medicamentos o recomendar diferentes alimentos o accesorios. El uso de estos podría mejorar la enfermedad de tu mascota o simplemente hacer tu vida más cómoda. Pero si tu mascota no necesita esas cosas,  no deberías ser presionado para que compres algo.

Malo. Te sientes incómodo

Tú eres el mejor juez para determinar si el veterinario de tu mascota es un buen compañero para ti. Si sientes que tus preocupaciones no están siendo escuchadas o que a tu mascota no se le está prestando la atención que necesita, y te sientes incomodo, es una buena idea dar un paso atrás, después de todo, tú y tu veterinario deben trabajar en equipo para cuidar a tu mascota.

¡Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia, debemos cuidarlas, amarlas, respetarlas y sobre todo entender que dependen de nosotros para su bienestar!

.