26 Septiembre

¿Existe el amor incondicional entre los humanos y las mascotas?

amor-incondicional-perros
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social para mascotas en Colombia! hemos querido compartirte algunas conclusiones de expertos en el tema del amor entre mascotas y humanos.

 ¿Existe el amor incondicional entre los humanos y las mascotas?

 Si existe; cualquiera que haya tenido una mascota sabe que tiene la capacidad para el tipo de amor incondicional que de otro modo solo se ve entre un humano y su descendencia.

El suave empujón de una nariz húmeda o una lamida en la mano se produce de manera inesperada cuando estamos molestos o deprimidos.

La carrera hacia la puerta para saludarnos también es un signo demostrable de la fuerza del vínculo humano-canino, en particular.

Nuestros perros o gatos pueden percibir un cambio sutil en nuestro comportamiento.

Los gatos, independientes por naturaleza, poseen una capacidad similar para el amor y la crianza, como pueden atestiguar los dueños de gatos.

Existen estudios que han demostrado:

Que mirar a un perro a los ojos puede aumentar los niveles de oxitocina, la hormona del amor, tanto en la persona como en el perro.

Los perros son la única especie que, como un niño humano, corre hacia su humano cuando está asustado, ansioso o simplemente contento de vernos.

También es el único animal, además de otros humanos, que busca activamente el contacto visual con las personas, y realmente quiere estar con nosotros.

Los gatos también acuden a nosotros cuando estamos deprimidos y demostrarán que están contentos de vernos con una lamida en la mano o un ronroneo suave para expresar sus propios sentimientos de satisfacción.

Las mascotas brindan mucho a las personas en términos de amor y apoyo emocional. Simplemente acariciar a un perro, un gato, un conejo o incluso un caballo puede reducir la presión arterial y combatir el estrés.

Los sentimientos son recíprocos, ya que nuestro tacto puede tener efectos terapéuticos para nuestras mascotas, especialmente si se sienten mal.

Los animales de compañía pueden:

Brindar apoyo y amistad a los solitarios, enfermos o ancianos de la sociedad. Pueden ser amigos de aquellos que no entienden fácilmente el mundo que los rodea.

Los niños autistas, por ejemplo, pueden ser guiados suavemente desde sus mundos cerrados, confusos y aislados por un perro o gato paciente y amoroso.

Los trastornos de ansiedad y la depresión también pueden aliviarse con la presencia amorosa de una mascota.

El vínculo más amplio entre las personas y los perros se ha fortalecido con el tiempo, alrededor de 30,000 años para ser precisos.

Los caninos tienen la capacidad única de comprender cómo nos sentimos según diversos estudios, y se está llevando a cabo una investigación similar con los gatos.

Muchas personas critican la creciente «humanización» de nuestras mascotas, pero eso está mal. Las personas generalmente no están tratando de convertir a sus mascotas en pequeños humanos.

En cambio, ven a los animales de compañía cada vez más como criaturas amorosas y sensibles que, como lo ha demostrado incluso la ciencia, realmente nos aman.

Nuestras mascotas merecen alimentos de calidad, un lugar cálido y seguro para descansar, mucho ejercicio y nuestro amor y atención incondicionales.