19 Diciembre

¿Cómo saber si mi gato tiene dolor?

como-saber-si-gato-tiene-dolor (1)
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social de mascotas en Colombia! sabemos que  los gatos son maestros en disimular el dolor. Es un instinto de supervivencia.

Como regla general, la mayoría de los gatos son excelentes para ocultar su dolor. Afortunadamente, hay muchos signos que puedes buscar que te indicarán un posible dolor en tu gato.

Debes saber qué buscar para evitar que tu gato sufra en silencio.

¿MO SABER SI UN GATO TIENE DOLOR?

Los gatos pueden ser criaturas muy estoicas, y puede ser difícil saber si sienten dolor.

Este estoicismo felino puede presentar una dificultad para los dueños de los gatos que intentan determinar si su felino necesita ayuda.

De hecho, en muchas ocasiones llevamos a nuestro minino al veterinario cuando ya el mal está muy avanzado simplemente porque no reconocimos los signos de la enfermedad a tiempo.

Comportamientos comunes que muestran los gatos cuando sienten dolor

Si tu felino presenta uno o varios de estos comportamientos debes recurrir lo más pronto posible a una consulta con un especialista:

Ocultación

Los mininos que tienen dolor a menudo se retiran de la vida diaria normal.

Puedes observar que un gato que normalmente está debajo de tus pies, ahora está notablemente ausente. Puedes encontrarlo acurrucado en una esquina o sentado debajo de la cama.

Es cierto que algunos gatos son más distantes que otros, por lo que se trata de notar un cambio en tu gato en particular.

Disminución del apetito

Los gatos que tienen dolor pueden no querer comer.

Si notas que no tienes que llenar su coca de comida tan a menudo como siempre es hora de hacer una cita con tu veterinario.

Cambios de movilidad

Los gatos que experimentan dolor a menudo se mueven menos o pueden hacerlo cojeando y mostrar pocos deseos de saltar a su sofá preferido.

Si notas cambios en su movilidad es muy probable que tu gatito este sufriendo de artritis y puedes comenzar a agregar aceite de pescado y suplementos de movilidad articular, estos no requieren receta médica y pueden ayudarlo a disminuir el dolor.

Ser irritable

Los gatitos que tienen dolor pueden tener mal genio. Es posible que tu gato siempre sea dulce y esté presentando comportamientos agresivos con las personas o con otras mascotas.

Asearse menos o nada

Los gatos que no se sienten bien a menudo dejarán de arreglarse.

Puedes notar que el pelaje de tu gato comienza a verse sucio o enmarañado. Es importante hacerse cargo de las tareas de aseo que tu gato no realiza para sí mismo.

Haz una cita con el veterinario para determinar por qué no se siente bien.

Asear excesivamente un área particular

El aseo excesivo en una parte del cuerpo puede indicar  condición de dolor por lo que se requerirá la ayuda de un veterinario para encontrar la causa.

Llorando

Un gato que experimenta dolor puede llorar.

Esto podría ocurrir de manera intermitente si el dolor solo ocurre en ciertos momentos o puede ser más constante.

Un veterinario debe ver de inmediato a un gato que de repente comienza a llorar de forma dolorosa o en pánico.

Si el llanto se acompaña de una incapacidad para ponerse de pie, puede ser un trombo embolismo aórtico y debe considerarse una emergencia.

Un gato macho que llora mientras está en la caja de arena o sigue entrando y saliendo sin producir orina también debe ser visto por su médico de inmediato, ya que podría tener un bloqueo urinario.

Esta es una situación de emergencia que puede provocar insuficiencia renal y muerte si no se resuelve de inmediato.

Cambios en la respiración

Existe la posibilidad que tu felino presente un patrón de respiración más rápido y superficial de lo normal. También pueden jadear.

Incluso puedes notar un cambio en el movimiento de los músculos del estómago y el pecho, ya que ambos están involucrados en la respiración.

Si tu gato comienza a actuar de una manera que es inusual llama a tu veterinario de inmediato.

Cuanto antes se detecte una lesión o enfermedad, mayores serán las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Nunca le des medicamentos a tu gato sin hablar primero con tu veterinario. Los medicamentos humanos pueden causar enfermedades graves y hasta la muerte en los gatos.