09 Abril

Síntomas de un gato estresado

gato-estresado
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social de mascotas en Colombia! Sabemos que los gatos son muy inteligentes pero muy sensibles a cualquier cambio, se pueden estresar con un cambio de casa, un viaje en carro, con la llegada de un nuevo miembro a la familia o porque están enfermos.

SÍNTOMAS DE UN GATO ESTRESADO

El estrés es un mecanismo de defensa que no solo está presente en los humanos, sino también en los animales, de hecho, en los mininos es una respuesta adaptativa al entorno que les permite la supervivencia ante situaciones peligrosas.

Los gatos son muy irritables ante las condiciones de estrés, de hecho, los felinos necesitan tener todo bajo control e incluso un pequeño cambio puede desencadenar una respuesta adaptativa intensa del animal.

Hay gatos capaces de manejar el estrés, pero para la gran mayoría esta condición trae problemas de salud que deben prevenirse y tratarse.

Por lo tanto, es importante conocer los síntomas de un gato estresado para poderle ayudar:

 

  • LA APARICIÓN REPETIDA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS

El estrés conduce a la liberación de varias hormonas, que interfieren con el funcionamiento adecuado de los glóbulos blancos, por lo tanto, el sistema inmunológico del minino deja de responder adecuadamente.

Si contrae enfermedades infecciosas y autoinmunes repetidamente,  debemos sospechar de inmediato un estado de estrés crónico, que puede manifestarse presentando otros problemas como la alopecia o el asma bronquial.

 

  1. MAYOR AGRESIÓN

¿Ha cambiado el carácter de tu gato? ¿Has pasado de ser un gatico dócil y manso a mostrar un comportamiento agresivo?

Si la respuesta es «sí», puede estar sufriendo de una condición estresante.

No todos los gatos exhiben agresión de la misma manera, sin embargo, un gato agresivo puede exhibir algunos de estos comportamientos:

  • El gato resopla.
  • En general es cauteloso.
  • Él no quiere relacionarse con las personas o incluso con otros animales.
  • Muerde y araña.
  • Eriza el pelo de la espalda.
  • Tiene pupilas dilatadas y una mirada fija.

 

  • AUMENTO DE LA ANSIEDAD

La ansiedad es un síntoma de la presencia de estrés y un gato afectado por este problema muestra de repente fobias y miedos que antes no eran evidentes.

La ansiedad felina desencadena conductas compulsivas como las estereotipias que son conductas que se repiten y que no varían:

  • Se lamen siempre en la misma zona y de manera obsesiva, lo que da lugar a una dermatitis por lamido.
  • Se persiguen la cola: es importante aclarar que es normal que un cachorro juegue con su cola, pero no debe de hacerlo de forma obsesiva.
  • O cualquier otra conducta obsesiva, involuntaria y repetitiva.

 

  • TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Entre los diversos síntomas de un gatito estresado también están los trastornos alimenticios.

Un gato estresado puede perder por completo su apetito y desnutrirse o también puede ocurrir lo contrario que es comer compulsivamente hasta llegar al vómito, por no digerir los alimentos.

 

  • MARCAR TERRITORIO

Otro de los diversos síntomas de un gato estresado está relacionado con el hecho de marcar el territorio, ya que él siente que ha perdido el control sobre el entorno que lo rodea y, por lo tanto, trata de hacer todo lo posible para recuperarlo.

El hecho de marcar las paredes y los muebles con pipí dan una señal evidente de estrés del gato, especialmente si nunca lo había hecho antes.

¿QUÉ HACER SI TU GATO ESTÁ ESTRESADO?

Si tu gato está estresado, tienes múltiples recursos disponibles que te permitirán manejar mejor su malestar y aumentar su calidad de vida:

  • Usar tranquilizantes naturales para gatos; sin embargo, es aconsejable contactar al veterinario primeropara hacer una evaluación del estado de salud del gato, ya que como hemos visto, el estrés puede tener repercusiones muy importantes en el organismo del animal.
  • Poner el volumen de la música bajo.
  • No gritar, ni maltratarlo.
  • Hacerle compañía, es decir, estar con él, a su lado.
  • Jugar con él dos o tres veces al día, con sus juguetes preferidos.
  • Ofrecerle sus golosinas de vez en cuando.
  • Darle mucho cariño sin agobiarlo.
  • Llevarlo al veterinario si sospechas que está enfermo.

Recuerda que es nuestra responsabilidad ofrecerle a nuestras mascotas una vida sana y feliz, tratándolos  con respeto y amor.