14 Mayo

Cuidados al final de la vida de un gato

gatos-viejito
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social de mascotas en Colombia! sabemos que un gato requiere cuidados diferentes en cada etapa de su vida. En este artículo queremos concentrarnos en los cuidados necesarios para nuestro minino cuando ya es un viejito.

CUIDANDO EL FINAL DE LA VIDA DE UN GATO

El final de la vida de un gato, al que hemos amado y cuidado por muchos años, es un momento muy difícil y traumático.

En promedio, los gatos viven 15 años, pero no es raro encontrar algunos  que vivan hasta 20 años. Cuando se acerca esta etapa de la vejez, es posible hacer arreglos para que ésta fase sea lo más serena y cómoda posible para ti y para tu minino.

¿Qué sucede cuando un gato envejece?

A partir de los 11 años, comenzarás a notar indicadores externos de envejecimiento en tu gato:

El olor, el gusto y la audición se vuelven menos agudos y su movilidad comienza a disminuir ya que sus articulaciones pueden perder su funcionalidad o volverse dolorosas.

La piel y el cabello pueden volverse más opacos a medida que las glándulas sebáceas del gato, responsables de la producción de sebo, que tiene una acción nutritiva sobre la piel, son menos productivas.

Además, afecciones como la artritis pueden dificultar que los gatos cuiden adecuadamente su cabello.

Los problemas dentales se pueden comenzar a experimentar como dientes desgastados o enfermedad de las encías, lo que puede hacer que la masticación sea dolorosa y, en consecuencia, afecte negativamente su apetito.

La digestión y otras funciones corporales pueden disminuir, esto puede conducir a una mayor dificultad para absorber todos los nutrientes necesarios a través de los alimentos y a la pérdida de peso.

El deterioro cognitivo, se puede ver con la edad avanzada y se estima que afecta a más del 80% de los gatos entre 16 y 20 años.

Esta condición se manifiesta por insomnio, desorientación, aumento de la ansiedad y pérdida de memoria relacionada con las actividades de rutina, por ejemplo, es posible que no recuerden dónde se encuentra la caja de arena o el tazón que suelen usar.

¿Cómo garantizar una buena calidad de vida para un gato en la vejez?

Cada aspecto de la vida de tu gato anciano se puede hacer más cómodo a través de pequeños y simples cambios, en particular al acercarte a la parte final de su vida.

El ambiente:

Asegúrate de que los lugares favoritos de tu gato sean fácilmente accesibles por rampas o pequeños escalones y rodéalos  con sus juguetes y objetos favoritos.

Los alimentos y el agua deben estar a la mano y su caja de arena habitual se puede reemplazar por una que le facilite la entrada y la salida.

Sueño y ejercicio:

 Para alentar a tu gatico mayor a que duerma bien, puedes jugar con él durante el día para cansarlo por la noche.

Procura  que su cama sea lo más cómoda posible usando almohadas que pueden alentarlo a dormir en ellas, para prevenir la formación de úlceras de decúbito en gatos menos activos.

Los aerosoles de feromonas son útiles, ya que pueden ayudarlo a relajarse y reducir la ansiedad o el insomnio.

Dieta:

La variación constante de la dieta de un gato mayor puede ser una fuente de estrés innecesario. Mientras la dieta seguida resulte apropiada y adecuada para sus necesidades progresivas, no hay razón para cambiarla, a menos que el veterinario recomiende lo contrario.

Los gatos mayores tienden a beber menos agua. Este hábito puede causar problemas en el tracto urinario, así que, asegúrate de que  siempre tenga agua fresca disponible.

¡Las fuentes de agua pueden ser útiles para alentarlo a beber!

Salud:

Es importante visitar al veterinario regularmente, al menos dos veces al año, para verificar la salud del viejo gatico.

Si  muestra síntomas de aislamiento, resistencia al movimiento o es muy exigente con la alimentación, es posible que esto indique dolor y debes consultar inmediatamente a un veterinario.

Siempre es posible mejorar el bienestar y la calidad de vida de un gatico  anciano que se acerca al final de su vida haciendo los cambios apropiados en la casa, la dieta y colaborando con tu veterinario para brindarle la asistencia médica que necesita.

¡Nunca dejes de demostrarle tu amor incondicional!

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y salud.