28 Mayo

Mi perro tira de la correa ¿Qué puedo hacer?

perro-tira-correa
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡la primera red social de mascotas en Colombia! entendemos que dar un paseo con tu perro debería ser una experiencia agradable y relajante para ambos. Pero no siempre es así, para muchos dueños de perros, una caminata puede ser una de las experiencias más estresantes del día.

MI PERRO TIRA DE LA CORREA: ¿QUÉ HACER PARA CORREGIRLO?

 Si tu perro se muestra demasiado ansioso cuando sales a caminar con él, tanto que casi que te arrastra de la correa y se niega a escucharte, ¡hay algunas cosas simples que puedes hacer para resolver este problema y finalmente disfrutar de tus paseos!

¿POR QUÉ EL PERRO TIRA DE LA CORREA?

Mira, un perro tiene un deseo instintivo de jalar cuando siente presión sobre su pecho o cuello.

La correa o el arnés pueden causar esta presión si hay tensión en la correa y el perro reacciona instintivamente tirando. No es algo anormal.

Piénsalo, si te ataran a tu pecho o cuello y te tiraran, ¿qué harías? ¡Intentarías tirar del otro lado instintivamente! Aquí esta es la misma reacción que tiene tu perro.

Para evitar esto, quizás ya hayas entendido que la correa nunca debe estar bajo tensión cuando lo paseas. De hecho, cuanto más intentes tirar de tu lado, más tirará el perro del suyo. 

Una cosa importante que debes entender es que la caminata comienza en el momento en que estás en casa y tomas la correa.

El perro comprende de inmediato lo que está sucediendo y comienza a ponerse ansioso o tal vez corre hacia la puerta principal porque sabe lo que le espera.

Probablemente podría parecer un comportamiento normal y, en cambio, es precisamente este tipo de comportamiento el que probablemente afectará tu caminata.

¿QUÉ DEBES HACER CUANDO EL PERRO TIRA DE LA CORREA?

Si tomas la correa y notas que tu perro está ansioso o corre hacia la puerta, debes tratar de calmarlo.

Para hacer esto, puedes darle la orden de *sentarse* y hacer que se calme, y esperar hasta que esté completamente tranquilo. Puedes recompensar su comportamiento cuando el perro alcance este estado.

Cuando esté tranquilo, engancha la correa y si el perro vuelve a estar ansioso, repite el procedimiento dándole la orden: *sentado* y espera a que se calme y mantenga su posición. En este punto, puedes pasar a la puerta y abrirla.

Nuevamente, si tu perro muestra ansiedad, deberás repetir el procedimiento hasta que se calme. Recuerda recompensarlo reforzando su comportamiento correcto.

Pareciera ser una pérdida de tiempo, pero es necesario hacerle entender al perro que debe estar tranquilo, de lo contrario no lo llevarás a pasear.

Después de un par de repeticiones, aceptará el hecho de que no tiene que inquietarse. Una vez que llegue a la acera, puedes:

  1. Comienza a caminar, trata de pararte a su lado y si ves que comienza a jalar, no lo fuerces, reduce la velocidad y dale la orden de «sentarse». Cuando esté tranquilo, recompénsalo y sigue adelante.
  1. Puedes mantener algunos premios en tu mano que ocasionalmente le entregarás a tu perro cuando este caminando a tu lado correctamente. Además de los premios culinarios, también recuerda acariciarlo y recompensarlo cuando sigue el ejercicio.

Repite esto hasta que tu perro comprenda que debe estar a tu lado.

Advertencia: ¡Lo peor que puedes hacer es tirar de la correa, crear tensión o tirar del perro!

¿CÓMO OBTENER BUENOS RESULTADOS?

Si sigues estas instrucciones constantemente, verás que aprenderá solo, no tendrás que darle ninguna orden. ¡Simplemente cuando pares, por cualquier razón, tu perro también lo hará!

Como resultado, dejará de arrastrarte cuando salgas a caminar por qué recordará que es recompensado cuando camina a tu lado.

Para obtener buenos resultados con esta enseñanza, debes tener un control justo sobre tu cachorro. Al menos deberías estar familiarizado con los comandos básicos para poder usarlos tanto en estas como en muchas otras circunstancias.

Enseñarle los comandos básicos, incluso si nunca lo has hecho, no es imposible, solo se necesita un poco de paciencia y perseverancia, siguiendo los consejos correctos.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para tener su  bienestar y felicidad.