20 Agosto

El Comando Ven

comando-ven-perro
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatatita ¡la primera red social para mascotas en Colombia! queremos preguntarte si tú cómo dueño de un perro ¿te has visto en esta situación?

«Olivia, ven», gritas desde el otro lado del césped.

Olivia se queda ahí parada y te echa un vistazo.

«Olivia, ¡VEN!»

Pausa.

Nada.

«¡¡¡OLIVIAAAAA !!!»

Con eso, ella finalmente reacciona. Viene trotando hacia ti, solo para desviarse en el último momento y pasar corriendo.

Luego, se convierte en un juego de persecución trágico-cómico: tú corres y gritas, y Olivia esquivándote un poco más allá de tu alcance, la lengua colgando, los ojos brillando, y muy complacida.

No está bien.

El Comando Ven  

Enseñarle a un perro a venir cuando lo llamen puede ser el mayor desafío de un ser humano. ¿Por qué un perro querría dejar lo que sea que esté haciendo y venir corriendo hacia ti? Puede que no, pero debes convertirlo en una prioridad para cambiar de opinión. ¿Por qué?

¡Porque su vida podía depender de ello!

Hay varias razones por las que el comando ven es tan difícil de dominar. Conseguir que tu perro vuelva contigo es pedirle que deje de hacer algo muy divertido y, en cambio, haga algo considerablemente menos divertido.

Los perros son unos oportunistas que viven el momento. Saben que jugar con amigos o rastrear un olor es probablemente más emocionante que quedarse contigo.

Para los perros con un fuerte impulso depredador, la vista de un gato o una ardilla puede ser irresistible. Ciertas razas de perros son corredores o rastreadores instintivos. Están programados para rastrear. Es posible que algunos perros nunca estén seguros sin correa.

Pero para el perro promedio aprender el comando ven, está al alcance, una vez que reconocemos los factores humanos que pueden contribuir a esta mala conducta de no venir.

Pongámonos en las patas de tu perro y pensemos ¿por qué no vendrá cuando lo llamo? 

Puede que no le hayas enseñado a tu perro lo que significa «ven».  

Es posible que tu mascota no sepa lo que quieres que haga cuando llamas gritando repetidamente «¡Olivia! ¡Olivia! ¡Olivia!» y luego lanzarle un ataque de enojo; no le estás enviando exactamente una señal clara.

Puede que estés actuando de manera inconsistente.

Es posible que le hayas permitido a que desobedeciera en el pasado. Llamas a tu mascota varias veces; ella te ignora y finalmente te rindes. ¿Suena familiar?

La inconsistencia es el enemigo del éxito del adiestramiento canino.

Es posible que, sin querer, hayas reforzado su desobediencia. 

Es posible que tu perro haya descubierto que, al correr más allá de tu alcance, puede involucrarte en un brillante juego de persecución. ¡Qué divertido! Ha recibido un gran refuerzo positivo por no acudir a ti.

Es posible que hayas castigado involuntariamente a tu perro por acudir a ti. 

Si alguna vez ha habido un momento en el que tu mascota no ha acudido a ti de inmediato, y cuando ha decidido regresar, la has castigado, así,  has reforzado su deseo de no venir cuando la llames.

Tu perro no entiende, cuando le gritas o le quitas la correa con rabia y la arrastras fuera del parque para perros, que estás respondiendo a su fracaso inicial de venir. Para ella, el castigo ocurrió porque vino a ti.

¿Quién es Alpha de todos modos? 

La conclusión es que tu perro ha aprendido que puede hacerse cargo de la situación cuando lo llamas y está suelto. Por este momento, es alfa. Si no has sido firme y consecuente con las reglas y límites, algunos perros se aprovecharán.

Hasta que puedas confiar en tu perro sin correa, simplemente no te arriesgues. Mantenlo a tu lado para que esté a salvo y no tengas que arrepentirte.

Aquí hay algunas pautas básicas para recordar cuando entrenes a tu perro para que venga: 

Hazlo divertido. 

Tu perro querrá acercarse a ti sí parece que lo está pasando bien. Inclínese, aplauda, baile y parezca que está pasando algo emocionante. También ayuda tener un juguete favorito a mano para atraer a tu perro a que venga a investigar.

Nunca castigues a tu perro ni te enojes cuando regrese a ti.

Incluso si parece que tarda una eternidad.

Nunca lo persigas. 

Simplemente se convierte en un juego. Una mejor estrategia es girar hacia los lados y comenzar a alejarte de tu perro. Es más probable que comprenda que quieres que vaya en esa dirección si tú te mueves en esa dirección.

Solo llama a tu perro cuando sepas que tienes la posibilidad de imponerlo. 

Cada vez que se sale con la suya sin venir, aprende lo contrario de lo que pretendías.

Para controlar a tu perro rebelde en caso de emergencia, intente correr vertiginosamente en la dirección opuesta. 

 ¡Él podría perseguirte!

Detalles para enseñarle a venir a tu perro 

El mejor momento para enseñar el comando ven, es cuando tu perro es un cachorro. Los cachorros anhelan la cercanía y, naturalmente, se unirán a ti a la menor invitación.

  • Intenta sentarte en el medio del piso mientras tu cachorro deambula por la habitación.
  • Ocasionalmente debes darle la orden de venir y recompénsalo con abrazos y elogios efusivos cuando cumpla. ¡Pronto entenderá la idea!
  • Con el tiempo, traslada tus sesiones de práctica a un espacio exterior grande y bien cercado. Puedes introducir distracciones gradualmente, como juguetes, personas u otras mascotas, para que tu cachorro pueda aprender a regresar frente a otras tentaciones.

Si tu perro se perdió este entrenamiento cuando era un cachorro o necesita reentrenamiento, el procedimiento es similar:

  • Elije un área de práctica pequeña, como un patio cercado de forma segura. Incluso es posible que debas trabajar en interiores para evitar distracciones.
  • Déjalo que explore la zona. Siéntate en el suelo con golosinas en la mano, dale la orden de venir y espera a que lo haga. Cuando venga, elógialo generosamente y recompénselo con una golosina.

Repite esto varias veces. ¡Pronto aprenderá!

Consejos para el éxito  

Hay algunas cosas que puedes tener en cuenta para aumentar tu éxito al enseñarle a tu perro la orden de venir.

Dado que la mayoría de los perros tienen un período de atención corto, opta por sesiones de entrenamiento breves (1-2 minutos), pero repítalas con frecuencia, varias veces al día, durante las próximas semanas.

Debes ser paciente y constante. Cuanta más repetición, más fuerte es la conexión en la mente de su perro.

Los masajes en el vientre, los elogios exuberantes y un juego de búsqueda son excelentes alternativas a una golosina y ayudan a garantizar que tu perro no se aburra de acudir a ti.

Además, cambiar la recompensa te ayuda a asegurarte de que tu perro aprende a obedecer incluso cuando no tengas golosinas en la mano.

Entrenamiento avanzado   

Una vez que estés seguro de que tu perro ha aprendido la lección, estará listo para ser llevarlo a un área abierta al aire libre.

Para esto, necesitarás atarle una correa liviana de 15 metros para fines de entrenamiento. Están disponible en la mayoría de las tiendas de artículos para mascotas.

Deja que tu perro se mueva libremente y se olvidará de que lo tienes atado, lo que le dará una sensación de libertad pero también le proporcionará una red de seguridad. Puedes atraparlo o corregirlo si es necesario.

Tírale una pelota  y luego dale la orden de venir. Felicítalo cada vez que cumpla. Si se resiste, debes traerlo tirando de la cuerda y  repitiendo la orden de venir (Ven). Cuando llegue, prémialo.

Una vez que tengas un éxito constante, experimenta con varias distracciones. Has que otra persona o perros jueguen con él y luego desafíalo con la orden de venir.

Lanza una pelota y llámalo para que te la devuelva. Una vez que llega de manera confiable el 100% del tiempo, es hora de su debut sin correa.

¡Recuerda que entrenar a tu perro para que tenga buenos modales y se comporte bien en diferentes situaciones requiere esfuerzo, pero el compromiso constante asegura el éxito!