27 Agosto

¿Por qué mi perro no me saluda cuando llego a casa?

saludo-perro
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social para mascotas en Colombia!  Sabemos bien que volver a casa y encontrar a nuestro amigo de cuatro patas dispuesto a recibirnos feliz es una de las razones por las que tener un perro es motivo de satisfacción.

Pero ¿si mi perro no me saluda es por qué no me quiere? 

Mientras que por un lado está el problema del perro que padece ansiedad por separación, por otro también está su contrario: el perro que apenas se da cuenta de que tú has regresado.

Volver de un duro día de trabajo y encontrarlo allí, feliz y meneando la cola por vernos realmente puede derretir nuestros corazones.

Cuando esta reacción falla y el perro no nos da la bienvenida, es fundamental comprender las causas, que podrían ocultar incluso problemas importantes:

La edad de tu perro

Tu perro podría estarse volviéndose viejito, cansado y preferir el sillón en lugar de hacer celebraciones cuando tú llegas.

Seguramente se sentirá muy feliz con tu regreso, te quiere demasiado pero no tendrá la energía y la vitalidad para  demostrártelo de esa manera.

Esta es una condición que ira apareciendo poco a poco a medida que pasan los años; pero si ésta actitud aparece repentinamente de un día para otro, a pesar de la edad avanzada, es bueno consultar a tu veterinario.

Ofensa

Tu perro puede sentirse ofendido, especialmente si has estado fuera de la casa por largo tiempo y él ha quedado a cargo de amigos o parientes.

Los perros ven la distancia como una especie de traición porque altera su rutina diaria y, en particular, la emocional, por eso evitará saludarte en varias ocasiones.

No es un capricho sino una más que sincera declaración de su descontento, del terrible sentimiento de abandono que lo hacía sentirse solo y confundido.

 Depresión

Incluso la depresión podría empujar a tu amigo a ser menos participativo y entusiasta con tus llegadas. Las causas pueden ser muchas, por ejemplo el cambio de casa, la soledad excesiva, la muerte de alguien querido o la entrada a casa de un nuevo animal con el que no se lleva bien.

Es fundamental remediar la situación, quizás pidiendo ayuda al veterinario, quien podrá recomendar el mejor tratamiento, obviamente tras una visita exhaustiva.

Otras posibles razones para que tu perro no te salude   

  1. Que pueda pensar que va a pasar algo malo cuando entras por la puerta. Si, en el pasado, lo has regañado o castigado por las travesuras cometidas durante tu ausencia, es posible que haya aprendido a asociar tu llegada con cosas malas.
  2. Otra posibilidad es que tu mascota esté alcanzando la madurez social y esté destinado a tener una naturaleza distante.

Si tu perro no salta para saludarte cuando llegas a tu casa ¡no te lo tomes personal! No quiere decir que no te quiere, sino que simplemente no es la forma de demostrarlo.

Algunos perros son menos sociables.  No hay un manual para perros como tampoco hay un manual para humanos. Simplemente hacemos lo que nos parece correcto en ese momento.

Si deseas motivarlo puedes iniciar una rutina de llegada agradable. Si lo que más le gusta a tu canino son las galletas, puedes darle una inmediatamente llegues. ¡Hola estoy en casa!

Si le encanta jugar, haz  una ronda rápida por tu casa para buscar y tirar uno de sus juguetes tan pronto como estés en la puerta.

No te preocupes por la falta de reacción en las primeras semanas. Simplemente continúa con el ritual. ¡Seguro que se animará!

Si tu mascota no menea la cola cuando tú llegas no quiere decir que no te quiere, simplemente ésta no es la única forma de demostrarte amor.

Observa los comportamientos de tu mascota y seguramente encontrarás muchas otras manifestaciones de amor hacia ti que debes aprender a valorar y a identificar: lame tus pies, duerme contigo, juega contigo, coge tus zapatos, te persigue por toda la casa, permite que le rasques su barriguita o te mira con ojos de enamorado… en fin son muchas las actitudes que nos demuestran su amor.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y felicidad.