17 Septiembre

Las 5 cosas que nunca debes hacerle a tu gato

no-hacer-gatos
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Hace siglos que los mininos eligieron estar junto a los humanos. Sin embargo, a pesar del tiempo trascurrido, algunas personas no terminan de entender a estas magníficas criaturas. Por eso hoy, en nuestro artículo de Coaspatitas, hablaremos sobre ciertas cosas que jamás tienes que hacerle a tu gato.

Las 5 cosas que jamás tienes que hacerle a tu gato

El concepto de que los gatos son seres absolutamente independientes a los que debemos dejar vagar por los tejados y que tampoco debemos preocuparnos por su alimento ya que como buenos cazadores y saben procurárselo sin mayores inconvenientes, está mandado a recoger.
La realidad es que si eliges un gato como mascota, debes ser igual de responsable que con cualquier otra animalito de compañía. Y esto significa que tienes que ocuparte de su bienestar desde distintos aspectos.
Así que, ten más que presentes las cosas que jamás tienes que hacerle a tu gato si quieres convivir con una mascota sana y feliz.

  1. Quitarle las uñas

No hay rosa sin espinas, dice el dicho. Y habría que agregar que tampoco hay gato sin uñas. Por eso, pese a que la práctica de extraerle las garras a los mininos, gozó y todavía goza de cierta popularidad, en algunos lugares ni se te ocurra someter al animalito a esta tortura.

Sin duda, la desungulación (eliminación definitiva de las uñas del gato a través de una operación quirúrgica) es una forma de maltrato. Es que, además de las molestias físicas que le provoca, si le quitas las uñas, le estás sacando la esencia al minino.

Ellos son cazadores natos y les gusta trepar a distintos lugares. Sin sus garras, estas, y otras, actividades son prácticamente imposibles de llevar a cabo y lo más probable es que los animalitos desarrollen distintos problemas de comportamiento. Puedes, eso sí, cortarles un poco las uñas para sufrir menos sus rasguños y resguardar tus muebles.

  1. Vestirlo o llenarlo de accesorios

    La tendencia de humanizar a las mascotas va en aumento. Por ejemplo, las ofertas de ropas y accesorios abundan. Sin embargo, si insistes en vestirlo, tu gato, además de sentirse incómodo y empezar a manifestar algunas conductas que indican que algo no anda del todo bien, puede:

  • Presentar problemas de piel
  • Perder movilidad
  • Quedarse enganchado en algún sitio y lastimarse
  • No tener la posibilidad de acicalarse debidamente

Aquí  también entra el famoso cascabel. ¡Evítalo! El ruido que provoca este elemento molesta sobremanera a los mininos. Incluso, con el tiempo, corren el riesgo de tener pérdidas auditivas.

  1. Fumar delante de él y dentro de la casa

    Si a pesar de las advertencias médicas eres de esas personas que no quieren o no pueden dejar el cigarrillo, ten en cuenta que el hecho de que fumes en tu hogar es absolutamente perjudicial para las mascotas.

Si fumas, afectarás los pulmoncitos de tu minino con el humo y como son animales que se lamen con frecuencia para acicalarse, de esta forma, arrastrarán hacia su organismo todas las partículas tóxicas que se desprenden del cigarrillo.

  1. Asustarlo

    Hay gente a la que le resulta divertido asustar a su gato para observar las reacciones que tiene. Incluso muchas personas los graban y suben los vídeos a internet.

Pero debes saber que este punto debe ocupar los primeros lugares en la lista de las cosas que jamás tienes que hacerle a tu gato.

Y es que estos animalitos son muy sensibles. Si insistes en esta práctica, solo conseguirás una mascota atemorizada y desconfiada que pasará sus días acurrucada en un rincón.

  1. Permitirle vagar sin control

    Aunque sepamos de sobra que los gatos son animales a los que les encanta explorar su entorno, la realidad dice que en ese mundo amplio y maravilloso por descubrir existen miles de peligros. Entre ellos:

  • Humanos maltratadores o que envenenan alimentos.
  • Carros que pasan a toda velocidad.
  • Mininos o perros con los que pueden generarse peleas.
  • Riesgo de contraer distintos tipos de enfermedades
  • Y siempre está la posibilidad de que el animalito se pierda y no logre regresar a la casa.

Entonces, lo mejor que puedes hacer es procurarle a tu amigo felino un espacio protegido para que explore a sus anchas. Si tienes un jardín, balcón o terraza, debes acondicionarlo con algún tipo de alambrada para que el minino no se escape.

Si no cuentas con estas comodidades, una ventana siempre es bienvenida. También debes comprarle o hacerle tú mismo juguetes diversos como un árbol para trepar. ¡Esto le encantará!

Fuente: Alba Muñiz.

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para   su bienestar y felicidad.