03 Diciembre

¡Las mascotas no son regalos de navidad!

mascotas-no-son-regalos
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En ¡Coaspatitas la primera red social para mascotas en Colombia! queremos hacer un llamado a las personas que sin consultarlo deciden regalar una mascota como obsequio de navidad a alguien que de pronto nunca ha considerado tener una.

¡Las mascotas no son regalos de navidad!

El hecho de que los animales se vean lindos debajo del árbol de Navidad no significa que sean buenos regalos navideños. El cuidado de los animales es una responsabilidad enorme, y nunca deben regalarse a nadie por capricho.

Muchas personas que reciben animales como obsequios descubren que no pueden comprometerse de por vida a cuidar a su nuevo animal de compañía, sin importar cuánto les gustaría que funcione.

Los animales merecen la mejor vida posible, pero recibirlos como regalo hará que ese resultado sea menos probable porque:

  1. Las mascotas no son juguetes  

    Los refugios de animales están llenos con animales sin hogar, muchos de los cuales eran ex «mascotas», todo porque un niño perdió el interés y nadie más intervino y se tomó el tiempo para brindar capacitación y cuidado.

Los perros necesitan ejercicio al aire libre todos los días y se requiere una gran inversión de tiempo para entrenar y educar a un cachorro; los niños no son lo suficientemente maduros para manejar esta responsabilidad.

  1. Mucha gente no quiere un animal para navidad

¿Ha expresado la persona interés en adoptar un animal? ¿Qué tipo y especie de animal encajaría bien? Por ejemplo, un perro adulto de buenos modales o un gato faldero de mediana edad suelen encajar mejor que un cachorro o un gatito con mucha energía.

Si una familia decide adoptar una mascota, todos los miembros de la familia deben ir juntos al refugio para elegir el animal que más les guste después de haber discutido las obligaciones y compromisos a largo plazo involucrados.

Si das un animal como regalo, es muy probable que el destinatario nunca haya querido uno, lo que podría resultar en un trato negligente.

3. También puedes estar dando el «regalo» de la deuda

¿Tiene la persona el espacio, el tiempo y el dinero para cuidar de un animal? El cuidado de un animal de compañía requiere un compromiso de por vida, que podría durar más de 20 años.

Los costos pueden aumentar rápidamente, no solo por la comida, sino también por las visitas al veterinario y la atención de emergencia cuando el perro se traga un calcetín o el gato coma hojas de una planta de interior tóxica.

¿El destinatario es una persona ocupada? Si es así, es posible que se necesite un cuidador de mascotas y/o paseador de perros.

Si tomas un papel y lápiz para hacer la cuenta de lo que gastaría esa persona en 15 ó 20 años seguramente te darás cuenta de que es un gran gasto de dinero que al fin y al cabo   no sabes si el destinatario podrá suplir.

  1. No tienes una bola de cristal

Nadie sabe lo que le depara el futuro al destinatario de tu regalo de navidad. ¿Existen cambios de vida previsibles que podrían dificultar el cuidado de un animal? ¿Y los imprevisibles?

Por ejemplo, algunas personas no se dan cuenta de que son alérgicas a los animales hasta que el animal ya está bajo su cuidado.

Muchas personas dejarán a su animal de compañía abandonado en un refugio, o pasarán al animal a una serie de hogares, lo que puede provocar problemas de comportamiento y causar traumas y cicatrices psicológicas.

Muchas cosas pueden cambiar a lo largo de los años, lo que podría afectar la capacidad de una persona para brindar el cuidado adecuado a un animal.

5. Solo hay una forma segura de regalar un animal

Si conoces a alguien que realmente quiere un animal de compañía y está listo para asumir la responsabilidad, ¿qué tal si le da una foto de la mascota junto con algunos regalos como un plato de comida un collar y una pelota, lo envuelves en papel de regalo y lo colocas debajo del árbol?

Si la persona realmente se muestra interesada y dispuesta a cuidarla entonces puedes ir con ella para que elija el animalito de compañía que sea el adecuado. ¡Así tu regalo será un éxito!

Los gatos y perros que se regalan tienen muchas más probabilidades de terminar en un refugio. Puede haber problemas cuando la persona que recibe la mascota como regalo (el destinatario) no está involucrada en el proceso de elección de la mascota. Esto significa que pueden surgir una gran cantidad de problemas.