04 Febrero

Las mascotas: Una responsabilidad social

mascotas-responsabilidad-social (1)
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

Cualquiera que tenga una mascota en casa sabe muy bien cuanto placer y alegría nos  brinda su compañía pero no están exentas de riesgos y costos, por eso es importante que antes de elegir adoptar un amigo de cuatro patas te hagas consciente de sus necesidades.

Un animal sano  

Los brotes repentinos como la gripe porcina o aviar nos recuerdan demasiado bien que los seres humanos no somos inmunes a las enfermedades que transmiten los animales.

Es más probable que estas enfermedades en particular afecten a las personas que trabajan con animales en una granja, pero estar en riesgo por los peligros para la salud de un animal puede ocurrir en tu propia casa.

El cuidado inadecuado de una mascota puede provocar enfermedades.

Las vacunas son fundamentales para garantizar tanto la salud de nuestra mascota, como la de los animales y las personas con las que entran en contacto.

Cuidar la higiene 

La higiene  de nuestras mascotas es fundamental para reducir el riesgo de contraer enfermedades, así como para mantener sano el entorno en el que viven, ya sea la casa o un espacio exterior.

En el caso de los perros, es fundamental el cuidado de los dientes, orejas y pelaje, que deben cepillarse al menos una vez a la semana y bañarse solo cuando sea necesario.

Los gatos por naturaleza se encargan de su propia higiene, por lo que las intervenciones del propietario deben reducirse a casos de necesidad, acordados con el veterinario.

Responsabilidades del propietario  

Uno de los elementos a los que debemos prestar más atención, si decidimos tener una mascota es a nuestra responsabilidad.

De hecho, el propietario es responsable de los daños causados a terceros, salvo que se trate de un caso fortuito o imprevisto.

Para salir de casa con tu perro, recuerda usar la correa en áreas públicas, traer bozal para usar en caso de riesgo para la seguridad de personas u otros animales.

Uno de los principales motivos de conflicto es la convivencia en un condominio. Si bien el reglamento de un condominio no puede prohibirte tener una mascota en la casa, es importante respetar las reglas de la buena convivencia: de hecho son los perros los que generan el mayor descontento, porque necesitan salir y estar en compañía.

Por eso, recordemos no dejarlos solos para evitar que sus ladridos molesten a los vecinos, sacarlos todos los días y respetar los espacios comunes.

Supervise a los niños cuando estén cerca de las mascotas


Supervisa  siempre a los niños pequeños cuando estén cerca de las mascotas, incluso de las mascotas familiares de confianza.

Los niños, especialmente los de 5 años o menos, pueden correr un mayor riesgo de contraer enfermedades relacionadas con las mascotas porque a menudo tocan superficies que pueden estar contaminadas, se llevan objetos a la boca y es menos probable que se laven las manos.

Los niños que suelen ser víctimas de mordeduras y arañazos, es probable que se enfermen gravemente a causa de ciertas enfermedades transmitidas por las mascotas.

Ayuda a los niños a lavarse las manos después de interactuar con cualquier animal.

Para mejorar la vida de nuestras mascotas y nuestra relación con ellas, es necesario conocerlas con detenimiento y no olvidar cuidar su salud y su comportamiento.