17 Julio

Mi gato no quiere comer ¿Qué puedo hacer?

comida-gato (1)
Si te gustó ¡Compártelo en tus redes sociales!

En Coaspatitas ¡La primera red social para mascotas en Colombia! entendemos la gran preocupación que causa a sus dueños una mascota que no quiere comer.

Mi gato no quiere comer ¿Qué puedo hacer?   

La gente bromea sobre los gatos y sus quisquillosos hábitos alimenticios, pero en realidad es un problema grave si tu gato no quiere comer.

Aunque la negativa a comer es preocupante para todas las mascotas, puede ser más peligrosa para los gatos.

Cuando los animales no comen lo suficiente, deben depender de sus reservas de grasa para obtener energía. Antes de que la grasa almacenada pueda usarse como combustible, debe ser procesada por el hígado. Este paso requiere un suministro adecuado de proteínas.

Con la pérdida de peso rápida en un gato que deja de comer, los suministros de proteínas se agotan pronto y el hígado se ve abrumado por toda la grasa. Esto da como resultado una afección peligrosa conocida como lipidosis hepática, que puede provocar insuficiencia hepática.

Lo que puedes hacer  

Ya sea que tu gato esté enfermo, ansioso o simplemente quisquilloso, recuerda que rechazar completamente la comida puede tener consecuencias devastadoras.

Si la enfermedad es la razón por la que tu gato no come, comunícate con tu veterinario para diseñar el mejor régimen para ti y tu mascota. Esto puede incluir un cambio en el tipo o la consistencia de los alimentos; algunos gatos pueden sentirse tentados a comer ofreciéndoles alimentos enlatados cuando no se encuentran bien.

En casos más extremos, los veterinarios pueden recetar medicamentos que actúan como estimulantes del apetito, recomendar una dieta líquida con una jeringa o puede recomendar la colocación de una sonda de alimentación para garantizar una nutrición adecuada.

Cuando la enfermedad no es la culpable, hay cosas que puedes intentar para animarlo a comer.

Es posible que hayas descubierto que ciertos alimentos, como el hígado o el atún enlatado, pueden actuar como estimulantes del apetito para ciertos gatos. Recuerda ofrecer estos alimentos solo en pequeñas cantidades de lo contrario pueden dañar a tu mascota al causar deficiencias o sobreabundancia de ciertas vitaminas.

En lugar de depender de la comida de las personas, intenta alentar a tu gato a que consuma alimentos enlatados hechos especialmente para ellos.

Puedes encontrar que mezclar el concentrado con aceite de pescado, caldo (asegúrate de que no contenga cebollas, que son tóxicas para los felinos) o  huevo cocido podría incitarlo a comer.

Si tu gato aún no quiere comer, retírale el tazón. Más tarde puedes ofrecerle nuevamente otra porción de comida fresca. Si dejas que la comida se endurezca y se vuelva rancia, es posible que tu gato aprenda a evitarla en el futuro.

Si tu minino ha estado comiendo exclusivamente alimentos para humanos, puedes irle mezclando el concentrado con su comida humana favorita durante varias semanas hasta que solo coma comida para gatos.

Muchos expertos recomiendan rotarles la dieta entre diferentes marcas de dos a cuatro veces al año utilizando una técnica similar: mezclado la comida del momento con la de la  nueva marca. Esta práctica puede ayudar a que tu gatito no pierda el interés por comer. ¡En la variedad está el placer!

Recuerda que las mascotas son parte de nuestra familia y dependen de nosotros para su bienestar y felicidad.